Monday, May 20, 2019

La revolución de las abejas empieza en Múnich

La revolución de las abejas empieza en Múnich | Internacional | EL PAÍS

Agnes Becker, del partido ecologista ÖDP.
Agnes Becker, del partido ecologista ÖDP. 
Al borde de una carretera comarcal, entre el cemento de los coches y el carril bici, brotan las primeras semillas. Este podría ser un pedazo de tierra más de la campiña bávara, pero no lo es. Este sembrado es parte de una red de autopistas para abejas y es el símbolo de la velocidad con la que mudan los tiempos políticos, también en Alemania. Es el fruto –literal- de la conciencia ambiental de los ciudadanos, que en Baviera, con una exitosa iniciativa ciudadana para salvar a las abejas ha obligado a una clase política que va a la zaga, a actuar.




Todo empezó aquí, en una diminuta habitación del barrio trasero de la estación de tren de Múnich. Aquí, un micro partido sin representación parlamentaria concibió la consulta popular más exitosa desde 1967, que el pasado febrero logró recabar el apoyo de 1,7 millones de bávaros, es decir un 18,3% del censo electoral. La iniciativa ha puesto contra las cuerdas a la gubernamental Unión Social Cristiana (CSU), el partido bávaro, que perdió su histórica mayoría absoluta ante el ascenso del partido verde el pasado otoño. El éxito de la consulta del ÖDP fue tal, que el Gobierno muniqués se ha comprometido a elaborar una ley atendiendo a las demandas ecologistas y que está previsto que se apruebe este verano.




ECLOSIÓN DE LA CONCIENCIA SOCIAL



En una bonita casa a las afueras de Munich, tiene su sede la coalición para la protección de los pájaros (LBV). Allí, Matthias Luy explica que desde 1980 monitorean la población de aves con más de mil estaciones en toda Alemania. Los datos que recogen y que nutren las estadísticas oficiales, muestran que la población de aves que habitan las zonas agrícolas han caído en picado en las últimas décadas, comprados con los que viven en la ciudad y sobre todo en los bosques. Los datos que manejan de insectos indican que en Alemania se han reducido un 74% en los últimos 27 años.
En el caso de las abejas, explica Luy, encuentran más flores en las ciudades que en las zonas agrícolas, que suman el 47% de la superficie de Baviera y donde además se topan con los agroquímicos. “Sin los insectos, que son los polinizadores, no podemos vivir. Son la base del ecosistema y por eso, tenemos un gran problema”, dice Luy, quien sostiene que “ha habido una eclosión en la conciencia de la sociedad”.


Esta experiencia representa la prueba palpable de que las exigencias ambientales han llegado para quedarse y de que permean irremediablemente el lenguaje y los programas políticos de los partidos más allá de siglas. De que, mientras los neopopulismos niegan el cambio climático y los chalecos amarillos protestan entre otras cosas, contra la subida del combustible, en Europa también hay fuerzas que empujan en paralelo por una sociedad más limpia y vivible para las generaciones presentes y futuras. Y que al menos en Alemania, esas voces ecologistas se dejan oír con fuerza, también en las urnas.
“Esto no va de Baviera ni de las abejas, esto es un tema global. El cambio climático y la biodiversidad son temas muy presentes. La gente está harta de ver que no se mueve nada”, interpreta Thomas Prudlo, uno de los impulsores de la campaña del ÖDP. Tras el éxito bávaro, cinco Estados federados alemanes están tratando de poner una consulta popular semejante. Es el reflejo de un estado de ánimo, que según las encuestas ha convertido el medio ambiente en el tema que más importa a los votantes alemanes; un 48% de los encuestados así lo aseguran -28 puntos porcentuales más que en la anterior elección-, según el sondeo de Infratest Dimap. Esa preocupación ocupa el segundo puesto en ocho países europeos, según una reciente encuesta de YouGov para EL PAÍS y otros siete periódicos miembros de la alianza LENA.
La iniciativa en cuestión exige al Gobierno reformar la política agrícola, para combatir la disminución de la población de abejas y de la biodiversidad en general. Exige entre otras medidas incrementar de un 10% a un 30% la superficie de agricultura ecológica, aumentar la protección de los márgenes de los ríos, así como la formación ecológica de los agricultores, la reducción de pesticidas y de contaminación lumínica y el cultivo sostenible de los bosques, entre otras.
El último informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) alertó de que uno de los ocho millones de especies existentes se encuentran amenazadas de extinción, ya que la velocidad de pérdida de biodiversidad es centenares de veces mayor que la natural. Las conclusiones hablaban de un “declive sin precedentes” en la historia de la humanidad. Las abejas son eficientes polinizadoras, lo que las convierte junto a otros insectos en la base del ecosistema y fundamentales en la producción de alimentos. Por eso en Alemania se han convertido en el símbolo de la biodiversidad, de la misma manera que el oso polar lo es de la crisis climática.
“El deterioro ambiental es una tendencia desde hace 20 años, pero entonces, no habríamos ganado”, piensa Prudlo, que se empezó a dar cuenta hace un apr de años de que algo estaba pasando el día que a una charla sobre se presentaron 500 personas a escucharla, en un tipo de evento al que normalmente acude como mucho una veintena. “Fue cuando pensamos: este es el momento”, dice este veterano en consultas populares que en el pasado lanzaron otras como la de la prohibición de fumar en lugares públicos o el desmantelamiento de las nucleares. “Es que la gente lo vive. Saben que antes, cuando conducías 100 kilómetros, el parabrisas se te llenaba de insectos. Ahora no hay ni uno”, cuenta Prudlo.
La iniciativa en seguida prendió. La tupida red tejida en la sociedad civil bávara durante décadas se activo con un fin común. Parroquias, asociaciones de defensa de las tradiciones, de senderistas, productores de mostaza, panaderos, cantantes... todos querían apuntarse. “La idea era ocupar el centro de la sociedad, de ser un verdadero movimiento ciudadano, no queríamos que no nos encajonaran en la izquierda”. Contaban además con una clara ventaja. La CSU lleva años apoyando una industrialización del campo excesiva para muchos votantes tanto a la derecha como a la izquierda.
Llegó el día de la verdad; cuando los bávaros debían ir a firmar al Ayuntamiento para apoyar la iniciativa. Cientos de personas hicieron cola en la Mariannenplatz de Múnich bajo la lluvia y el hielo durante horas.
Acorralado por el éxito de la consulta, la CSU optó por dar un paso al frente. Sabían que si la rechazaban y optaban por convocar un referéndum, una de las salidas que contempla la ley, se les hubiera echado encima la campaña de las europeas, a la que no podían llegar en calidad de poli malo destructor del medio ambiente. y ellos con poli malo. Contaban además un precedente claro. Los resultados de las elecciones regionales del pasado octubre, donde los Verdes subieron como la espuma, ejercieron de aviso a navegantes de que lo de la conciencia ambiental iba en serio. El año que viene se celebran además elecciones municipales a ningún alcalde le convenía tener esta patata caliente sobre la mesa. Estando así las cosas, el primer ministro bávaro, Markus Söder, anunció en abril que su Gobierno adoptará “punto por punto” la iniciativa popular para salvar a las abejas y sobre todo a sí mismo.
El siguiente paso fue montar una mesa redonda con todos los implicados para ir limando diferencias y establecer compensaciones para los agricultores. Porque la misión para salvar a las abejas no ha gustado a todos y ha provocado reacciones furibundas entre las asociaciones agrícolas.

Autopistas para insectos

En esa mesa redonda participa el diputado Eric Beißwenger, responsable de temas ambientales de la CSU. Explica que las negociaciones han ido muy bien. “Estamos muy unidos en el objetivo de preservar nuestra patria y mejorarla si es posible”. Dice también que en la última campaña electoral quedó claro que “los temas ambientales fueron una prioridad” y defiende que su partido en Baviera hace por el medio ambiente más que los Verdes en otros Estados. “Pero claro, también tiene que ver con que Baviera se lo puede permitir”, reconoce en alusión a la riqueza del Estado.
Mientras, en la sede del ministerio de Transporte, dos técnicos se afanan en explicar sobre un plano la magnitud de las autopistas para abejas que están construyendo por toda Baviera. Los colores del mapa indican las zonas en las que el mes pasado empezaron a plantar distintas variedades de flores. Es un proyecto piloto del que forma parte la lengua de tierra de Grafrath, al oeste de Múnich. “Desde 2016 empezamos a trabajar en la biodiversidad, pero a partir de la consulta, este tema se ha vuelto más importante”, reconoce Heinz Dirnhofer, uno de los expertos que trabaja en las autopistas de abejas. “La idea es que haya una conectividad entre zonas floridas para todos los insectos, incluidas las abejas, las mariposas y ”, añade. Estas flores en potencia no están incluidas si quiera en el paquete legislativo en marcha, pero para el ministerio de Transporte es importante contar con una prueba tangible de que dan respuesta al clamor popular. Son conscientes de que seguir como hasta ahora, ya no es una opción.

Wednesday, May 15, 2019

Encontran plástico na descida mais profunda feita por un humano no fundo do oceano

Encontran plástico na descida mais profunda feita por un humano no fundo do oceano | Ollaparo. O universal é o local sen muros



Encontran plástico na descida mais profunda feita por un humano no fundo do oceano

por 

É a terceira vez que o plástico é detectado na Foxa das Marianas , mas o primeiro documentado en vídeo.
Unha nova proba de que a contaminación plástica chegou a todos os recunchos do océano, desde o Ártico até a zona máis remota da Antártida e á zona máis profunda do mar, a foxa das  Marianas no Pacífico, perto da illa americana de Guam. O mergullo que alcanzou o record de baixada nas profundidades do océano atopou unha bolsa de plástico. As correntes mariñas transportan residuos humanos de plásticos a través dos océanos, onde se estima que xa hai 150 millóns de toneladas de plásticos. E cada ano, entre 8 e 12 millóns de toneladas de plástico nas augas do océano e o 80% chegan desde terra, polos residuos de plástico abandonados que baixan polos ríos.

É a terceira vez que é atopado plástico  e o segundo que  detecta unha bolsa de plástico, mas é o primeiro en que o descubrimento está documentado por un mergullo que tamén conseguiu o record de profundidade nun descenso cara ao mar.
A fazaña foi realizada polo empresario e oficila da mariña nortemaricana xubilado Víctor Vescovo, que conseguiu baixar a 10.927 metros de profundidade na foxa de Marianas, segundo a súa expedición da segunda-feira, que revelou as espectaculares imaxes. Vescovo superou o record que o enxeñeiro suízo Jacques Piccard e o tenente da armada estadounidense Don Walsh fixeran en 1960, que alcanzaron 10.912 metros de profundidade dentro desta foxa.
O director de cine James Cameron tamén intentou alcanzar a marca de profundidade nesta foxa e en 2012, co seu submarino, conseguiu baixar a 10.908 metros de profundidade, mas permaneceu detrás do descenso dos anos 60.
Durante as catro horas que Vescovo pasou ao fondo da foxa das Marianas o 28 de abril, observou e documentou en vídeo varias criaturas mariñas, unha das cales é potencialmente unha nova especie que nunca se descubriu ataéagora, segundo National Geographic. Mas tamén unha bolsa de plástico e envoltorios de doces.

Thursday, May 09, 2019

XIV Encontro de Embarcacións tradicionais da Guarda

XIV Encontro de Embarcacións tradicionais da Guarda | Ollaparo. O universal é o local sen muros





XIV Encontro de Embarcacións tradicionais da Guarda

por 

Os colectivos involucrados na organización do XIV Encontro Galego de Embarcacións Tradicionais, que terá lugar do 11 ao 14 de xullo, abre a súa inscrición e agardan que participen ao redor dun cento de embarcacións
A Federación Galega pola Cultura Marítima e Fluvial convoca cada dous anos dende 1993, o Encontro Galego de Embarcacións Tradicionais entre as súas asociacións.O Encontro consiste nunha gran concentración de embarcacións tradicionais representativas do patrimonio marítimo galego, así como doutras zonas xeográficas, acompañados de actos culturais e de lecer, xornadas de conferencias, coloquios, exposicións, publicacións, música e danza tradicional, artesanía, etc..Están convidados tódalas asociacións pertencentes á FGCMF e entidades afíns, tanto de Galicia como de Portugal, Irlanda, Francia, País Vasco, Cataluña, Andalucía, Levante ou Illas Baleares, así como particulares e institucións de interese cultural e patrimonial.
Peregrinación de embarcacións. Segundo a organización agárdase unha espectacular peregrinación desde Muros, onde a frota local e a da Coruña reunirase con embarcacións norteñas para poñer rumbo sur o día 29 de xuño, pasando por Sálvora, aderindo an singradura as embarcacións das Rías de Pontevedra e Arousa para, finalmente, emproar as  Cíes, onde agardan os barcos da Ría de Vigo para encetar a última etapa até a A Guarda, sede do encontro.

Tuesday, May 07, 2019

O outro trifachito, por Rafael Cid





O outro trifachito | Ollaparo. O universal é o local sen muros

O outro trifachito

por #RafaelCid

A política do Goberno socialista xurdido da moción de censura cimentouse sobre algúns avanzos (a subida do salario mínimo a 900 euros; a extensión do subsidio de desemprego para os maiores de 52 anos onde antes só era para 55 e a prolongación da actualización da xubilación co IPC en 2019, por exemplo), esquecementos flagrantes (a non derrogación das reformas laborais e de pensións efectuadas por Zapatero e Rajoy en tándem, así como da “lei mordaza”, entre outras varias) e decretos-leis efectistas que proxectaron o “fasquía progresista” do Executivo mesmo despois de disoltas as cámaras.



Porén, nde máis se viu a dobre face do sanchismo foi nunha restra de medidas aireadas como marca da casa que culminaron en efecto bumerán, aínda que ninguén quere darse por decatado. Xa se sabe, a vitoria ten moitos pais, mentres a memoria é orfa, e hoxe o “haz que pase” cotiza á alza. Trátase dalgunhas políticas aplicadas de dentro fóra, e que quizais por esa alleamento careceron da atención crítica requirida. Por máis que a súa promoción por “o goberno con máis mulleres do mundo” procuraba expandir a bitola solidaria e altruísta da súa xestión. Mágoa que ao final ese amostrador de boas intencións quedase como un capítulo máis do mesquiño “os nosos primeiro”.





O bloqueio do barco Aita Mari, boniteiro transformado en buque humanitario, evidencia a mudanza na política de migración do goberno da España



Estou a referirme ao tema dos migrantes que arriscan as súas vidas para alcanzar a fronteira sur da Unión Europea (UC) desde o Mediterráneo; ao mercado armamentistas como política de Estado e á posición adoptada por Moncloa ante a crise venezolana. En todas estas cuestións, que definen o perfil democrático do país e dos seus paisanos, a actitude do Goberno socialista foi infame, contraditoria e nula desde o punto de vista de lexitimidade ética. Estivo dominada pola “razón de Estado”, que como se sabe a miúdo adoita ser claramente irracional e estar cativa de poderes fácticos e económicos máis ou menos inconfesables. Eses que inflúen decisivamente e ás veces até mandan sen pasar polas urnas.



José Luís Ábalos, ordenou que os barcos humanitarios Aita Mari e Apen Arms, que máis persoas resgataron de morrer afogadas na travesía, ficaran trancados nos seus portos por meras escusas burocráticas. Unha decisión que lembra ao feito en Italia por Matteo Salvini, e que con todo non foi atranco para que este primeiro de maio Ábalos aparecese a fronte da manifestación obreira en Madrid



A acollida dos náufragos do Aquiarius en outubro do 2018, nada máis chegar ao poder Pedro Sánchez, foi sentida como o que en realidade era, un xesto que orgullaba a calquera cun mínimo de conciencia. Pero esa anduriña non fixo verán. É máis, tras o seu fermoso aletexo, proxectábase a sombra dun paxaro de mal agoiro. Favorecido polos ventos de cola que a acción espertara entre propios e estraños, Moncloa considerou que iso era suficiente para vivir das rendas e pasou páxina. Así se argallaran os acordos co sátrapa de Marrocos, Mohamed VIN, para que fixese o traballo sucio de policía anti-emigración, previa recompensa de millonarias partidas económicas, sen importar moito o destino que corresen quen caesen nas súas redes mafiosas. E logo, para máis inri, o ministro de Fomento e secretario de organización do partido socialista, José Luís Ábalos, ordenou que os barcos humanitarios Aita Mari e Apen Arms, que máis persoas resgataron de morrer afogadas na travesía, ficaran trancados nos seus portos por meras escusas burocráticas. Unha decisión que lembra ao feito en Italia por Matteo Salvini, e que con todo non foi atranco para que este primeiro de maio Ábalos aparecese a fronte da manifestación obreira en Madrid xunto aos dirixentes de CCOO e UXT.

O segundo episodio ten que ver coa industria da guerra e o criterio da ministra de Defensa, a maxistrada do Supremo en excedencia Margarita Robles, á hora de interpretar a lexislación que prohibe exportar armamento a zonas en conflito bélico. Aquí tamén houbo un antes e un despois. O antes foi a noticia de que Robles  vetaba o contrato con Arabia Saudita pola súa criminal incursión na contenda do Iemen, a maior catástrofe humanitaria da actualidade segundo a ONU. O despois, a intervención directa do presidente para que se cumprise a entrega de material de guerra á sinistra petromonarquía, que incluía a fabricación de cinco corvetas na empresa pública Navantia de Cádiz. Tampouco nesta ocasión houbo reproche político que dese ao traste coa bárbara “razón de Estado”. Ao contrario, a rectificación serviu para pillar en idéntico renunciou á esquerda institucional e á emerxente. Mentres Sánchez, cun cinismo propio dos chistes de Gila, declaraba que “o mellor é que non se utilicen nen esas bombas nen eses proxectís”, o alcalde da cidade gaditana José Manuel González (Kichi) puña aos traballadores da naval como escudos humanos ao argumentar que o “dilema era fabricar armas ou comer”. Parabellum mental.







O Pedro Sánchez que agora se nega a recibir a Santiago Abascal na preceptiva rolda de consultas tras o 28-A, é calcado ao que tratou de impor un único debate a cinco nunha televisión privada con Vox como dilecto compañeiro de viaxe.



O terceiro episodio de “razón de Estado” lévanos á Venezuela de Maduro e á fama de Sánchez para liderar a posición da Unión Europea (UE) respecto ao recoñecemento de Juan Guaidó como presidente encargado (polas bravas). Un reles que non dubida en atizar o enfrontamento civil enardecendo ás masas para lograr os seus propósitos de derrocar ao impresentable líder chavista que obrigou a millóns de cidadáns a saír do país lixeiros de equipaxe. O novo é que España acolleu na súa embaixada en Caracas ao dirixente opositor Leopoldo López tras ser “ceibado” da prisión onde cumpría condena firme por un grupo de milicos alzados. Algo parecido na distancia ao que fixo o Ecuador de Evo Morales ao conceder asilo no seu legación londiniense a Julián Assange, reclamado pola xustiza sueca e as autoridades inglesas, pero sen operación comando polo medio. Semellante “inxerencia humanitaria” pon en dúbida o papel do goberno español no conflito e sitúalle como un sacristán de Donald Trump. Un preso político (político preso) como hóspede VIP na sede diplomacia española, desde onde arenga para o golpe de estado, total nada. Imaxínase alguén que un pelotón de Mossos d´Esquadra protagonizasen algo así cos presos políticos (políticos presos) do Procés? Certamente, non. Mas ao revés, habelo haino.

Os casos aquí citados teñen unha singularidade politicamente incorrecta. Proban a existencia na sombra doutro trifachito integrado por PSOE, PP e Cidadáns, o tres partidos que á marxe de determinadas piruetas e trapalladas están a partir un piñón na política migratoria, o negocio armamentista e o acoso ao réxime chavista. Logo está o trifachito oficial do tres dereitas co emerxente Vox. Aínda que aí tamén hai gato encerrado. O Pedro Sánchez que agora se nega a recibir a Santiago Abascal na preceptiva rolda de consultas tras o 28-A, é calcado ao que tratou de impor un único debate a cinco nunha televisión privada con Vox como dilecto compañeiro de viaxe.

Un verdadeiro cabaleiro é o que garda a compostura na cola do buffet das viaxes do Imserso.

Sunday, May 05, 2019

La Tabla periódica de los elementos en un solo alimento - Claudi Mans Teixidó | Sin Permiso

La Tabla periódica de los elementos en un solo alimento - Claudi Mans Teixidó | Sin Permiso



Las exageraciones publicitarias en determinados alimentos y suplementos dietéticos llevan a afirmar que contienen hasta 88 elementos de la Tabla Periódica, incluyendo algunos radiactivos e incluso transuránidos. Habrá quien piense que esta abundancia da al producto mayor capacidad de sanación. La credulidad de cierto público es inconmensurable.
Fue Justus von Liebig quién aclaró de forma científica las principales necesidades de nutrición de las plantas: compuestos de nitrógeno y fósforo, y dióxido de carbono y agua. A su vez, las necesidades de los animales se satisfacen con la ingestión de los compuestos sintetizados por las plantas: proteínas, grasas e hidratos de carbono. Pero este simple esquema se complicó inmediatamente. Los estudios metabólicos posteriores pusieron de manifiesto la necesidad de disponer de varias sustancias en cantidades muy pequeñas, como las vitaminas o las sales minerales. Algunas vitaminas podían ser sintetizadas por el organismo, pero otras tenían que ser ingeridas con los alimentos. Todas las sales minerales tenían que venir con los alimentos también.
Se fue confeccionando así una lista de elementos imprescindibles para un correcto metabolismo del organismo. La tabla periódica adjunta muestra los elementos que tienen que estar disponibles en el cuerpo humano para una correcta nutrición, de acuerdo con lo que hoy se conoce. A los cuatro elementos básicos C, N, H y O, que constituyen los aminoácidos, grasas y azúcares, se añaden un conjunto de oligoelementos. Así, el azufre está presente en la molécula de varios aminoácidos. Algunos elementos, como el calcio y el fósforo, constituyen huesos y dientes.. Los cationes potasio y sodio son imprescindibles en la transmisión del impulso nervioso. El magnesio, que forma parte de la molécula de clorofila de las plantas, es presente en los huesos, y participa en las reacciones suministradoras de energía a las células. Estos elementos Ca, P, S, K, Na y Mg, junto con Fe, presente en la molécula de hemoglobina, fueron reconocidos desde un principio como básicos e imprescindibles para una correcta nutrición.

Los avances en el conocimiento de las vías metabólicas y reguladoras del organismo han permitido conocer la función biológica de otros elementos, que tienen que proceder de la alimentación. Son los elementos traza, requeridos en cantidades muy pequeñas, pero también imprescindibles. En conjunto son, pues, 28 elementos que el cuerpo requiere y que hemos de ingerir.
Desde hace años, la industria farmacéuticaprepara medicamentos y suplementos por paliar el déficit temporal o crónico de algunos de estos elementos. Yodo para la glándula tiroides, compuestos de hierro por las anemias, compuestos de flúor para asegurar una dentición sana, o suplementos de calcio por la osteoporosis son muy conocidos. Esto dio pie, hace quince años, a la publicación en la revista de la Sociedad Catalana de Química (2004, n.º 1, p.82 a 85) del texto "La Taula periòdica dels Aliments" donde comentaba la presencia de nombres de elementos químicos en la publicidad de varios alimentos.
Ahora este tema se ha desbordado. La industria alimentaria ha diseñado gran número de alimentos funcionales, que suministran, junto con el alimento, algunos minerales o compuestos complementarios - calcio, magnesio, fitosteroles, ácido fólico -, y suplementos minerales variadísimos, en plena carrera hacia quien hace la afirmación más exagerada. Veremos tres ejemplos.
Los ácidos fúlvicos pronto se pondrán de moda. Son, junto con los ácidos húmicos, unos componentes del humus, fracción orgánica del suelo que procede de la descomposición bacteriana de las plantas. Los ácidos fúlvicos se pueden extraer en forma de disoluciones acuosas, o más exactamente dispersiones coloidales, y venderlos como suplemento alimentario. El análisis exhaustivo de estas dispersiones, mediante las técnicas analíticas más modernas, permite identificar hasta 72 elementos, como se puede ver de la figura adjunta de la publicidad de uno de estos suplementos. Este número es elevadísimo. A la mayoría de estos elementos no se les conoce ninguna función biológica, y se encuentran en proporciones de partes por trillón. Sorprendentemente, afirman que contiene prometio, un metal radiactivo del que en toda la Tierra no hay más que unos 600 g, y que deriva de la descomposición del uranio. Se detecta a nivel de partes por quintillón. No sé cuánto prometio puede haber en cada botellita de suplemento. Supongo que una cantidad análofa a los principios activos de los medicamentos homeopáticos, es decir, nada. Otros elementos sorprendentes de la lista son varios elementos de las tierras raras -samario, praseodimio, lutecio, disprosio y otros – y también están presentes los denostados metales pesados, como el plomo, el mercurio o el cadmio, tan rechazados cuando se encuentran en los pescados, pero aquí están en la lista y todo suma.
Los 72 elementos del suplemento alimentario son muchos, pero el agua de mar alimentaria lo supera. Afirma que contiene 78 minerales y oligoelementos. No distingue entre ambos tipos de producto, y no queda claro si por mineral entiende cada una de las sales que se van formando en cristalizar del agua, como serían el cloruro de sodio o el de magnesio, o se refiere a mineral como sinónimo de elemento. Dice que contiene todos los imprescindibles para la vida, y de hecho hay unos cuantos más. En la etiqueta no indica la composición completa, y solo destaca catorce elementos. Pero sabemos, de estudios serios hechos hace bastante tiempo, que en el medio marino se encuentran la mayor parte de iones existentes en la naturaleza, o sea que no dudamos de la afirmación publicitaria. Otra cuestión es que tengan algún efecto.
Pero la sal del Himalaya gana a todos. En su publicidad la sal del Himalaya -que es bien sabido que no es del Himalaya sino de unas minas del Pakistán a más de 600 km de la cordillera- se afirma que contiene 88 elementos diferentes. Merece la pena poner la lista completa, suministrada por una web denominada The Meadows.
En orden alfabético aparecen: actinio, aluminio, antimonio, arsénico, astato, azufre, bario, berilio, bismuto, boro, bromo, cadmio, calcio, carbono, cerio, cesio, circonio, cloro, cobalto, cobre, cromo, disprosio, erbio, escandio, estaño, estroncio, europio, hierro, flúor, fósforo, francio, gadolinio, galio, germanio, hafnio, hidrógeno, holmio, indio, , iridio, iterbio, itrio, lantano, litio, lutecio, magnesio, manganeso, mercurio, molibdeno, neodimio, neptunio, niobio, níquel, nitrógeno, oro, osmio, oxígeno, paladio, plata, platino, plomo, plutonio, polonio, potasio, praseodimio, protactinio, radio, renio, rodio, rubidio, rutenio, samario, selenio, silicio, sodio, talio, tántalo, telurio, terbio, titanio, torio, tulio, uranio, vanadio, wolframio, yodo y zinc.
Eso sí que es la Tabla periódica de los elementos... ¡en un solo alimento! Sorprende la presencia de los siguientes elementos: plutonio y neptunio, ambos transuránidos, sintéticos y radiactivos; y francio y astato, también radiactivos y de los que hay poquísima cantidad en el planeta, como era el caso del prometio del suplemento alimentario primero. También en la lista están presentes toda la serie de metales pesados, indeseados en los alimentos pero que aquí deben de tener mágicamente propiedades deseables.
¿Qué decir de tal tipo de publicidad? Simplemente hay que recordar ideas básicas sobre la nutrición.
Hay que distinguir entre cualitativo y cuantitativo: ¿cuál es la cantidad mínima de un componente que tiene algún efecto? En estos planteamientos hay la visión mágica de que la simple presencia de un ingrediente ya hace que el producto tenga las propiedades que el ingrediente le daría. Por ello las legislaciones obligan a las empresas a indicar, en las alegaciones de los productos funcionales, una cantidad mínima del componente: suele ser al menos el 15% de la cantidad diaria recomendada.
El principio clásico de Paracelso de que la dosis es el veneno -o la virtud- se aplica aquí, evidentemente, teniendo en cuenta que muchos oligoelementos son beneficiosos o tóxicos según la dosis. Pero, en las cantidades tan pequeñas que deben haber en los productos mostrados, no debería haber problema, si exceptuamos el cloruro de sodio presente en el agua de mar y en la sal del Himalaya.
Y, finalmente, y no menos importante: la visión actual de las dietas destaca el hecho de que lo importante es el conjunto, la globalidad de la dieta, lo que se tiene que mirar, y no solo la presencia de determinado componente. Puede ser que el componente se inhiba cuando esté en presencia de otros ingredientes, o , a la inversa, se potencien sus efectos. Las alegaciones publicitarias de la presencia de un determinado ingrediente, pues, son de valor muy limitado.
De la lista de 118 elementos que se conocen, solo 90 están presentes de forma natural en la Tierra. A los publicistas de futuros productos casi se les ha terminado la posibilidad de inventar nuevas exageraciones...

Portugal, otra política es posible, por Eduardo Madroñal Pedraza

Portugal, otra política es posible | Periodistas en Español



Nós, nesta Espanha de Charanga e Pandereta umas vezes, cruel e ignorante outras, mesquinha, com UMA GRANDE E LIVRE do demónio, nós desta Espanha de NOVOS RICOS, desprezando o nosso, o pequeno, e como papanatas deslumbrados ante a mercadoria barateira de Europa; Temos de vizinhos a um dos povos mas dignos, sábios e amáveis que possa ter: PORTUGAL







Portugal, otra política es posible



Eduardo Madroñal Pedraza[1]

Frente a los recortes sociales y la degradación política Portugal ha iniciado otro camino, demostrando que otra política, y otra Europa, son posibles. Después del saqueo sufrido durante cinco años, de 2010 a 2015, muy duro en Portugal, un nuevo gobierno decidió enfrentarse a las imposiciones de los grandes centros de poder mundial, ejercer su soberanía, y unir fuerzas para redistribuir la riqueza.

¿Portugal, milagro económico?

Firma del acuerdo entre Catarina Martins (Bloco) y António Costa (PS). PS
Firma del acuerdo entre Catarina Martins (Bloco) y António Costa (PS). PS
En 2015 con la llegada de un nuevo gobierno presidido por António Costa, basado en el apoyo parlamentario de una alianza de izquierdas que además del gubernamental Partido Socialista Portugués, incluye, sin presencia en el gabinete, al Partido Comunista Portugués y al Bloco de Esquerda, Portugal dijo no a seguir con los recortes, impuestos desde Bruselas y llevados adelante por el anterior gobierno de Pedro Passos Coelho.
Se eliminaron los recortes en salarios, pensiones y seguridad social, e incluso se llegó más allá: se aumentó el salario mínimo –un 15 %, hasta los 557 euros-. Igualmente se incentivó a las empresas con ayudas al desarrollo, mejoras fiscales y financiación. Y recientemente el gobierno socialista aprobó una ley que obliga a pagar lo mismo a hombres y mujeres.
Con tales medidas, las empresas pequeñas y medianas empezaron a aumentar su producción y sus exportaciones, y en 2018 Portugal registró el mayor crecimiento económico en los últimos diez años: el turismo ha crecido, el desempleo se ha reducido a más de la mitad (del 16 % en 2013 al 6,7 %) y la inversión extranjera se ha elevado de forma exponencial. Las exportaciones suponen ya el 43 % del PIB. El turismo ha subido al 17 %, con casi trece millones de turistas el año pasado. Las ventajas fiscales para profesionales y jubilados han contribuido también a la mejora económica.
La deuda pública ha empezado a ser reducida pasando del 133 % al 124 %, Portugal ha devuelto por anticipado al FMI las cantidades prestadas, y el déficit fiscal ha bajado del 4,4 % al 1 %, así se espera que en 2020 se consiga superávit por primera vez en un cuarto de siglo.
Aunque se haya reducido el gasto público, no se ha hecho en educación, sanidad y servicios sociales, al contrario se ha elevado ligeramente, por ejemplo en educación, donde existe un consenso político para que sirva de palanca del crecimiento económico y de democratización cultural. Se han recuperado mil millones de euros recortados por el anterior gobierno.
Portugal dedica un 5,1 % de su PIB en educación -frente al 4,7 % de media de la UE-. El abandono escolar temprano ha descendido desde el año 2000 del 44 % al 12,6 %. Portugal también se propone que sus jóvenes cualificados emigrados vuelvan al país para emprender – entre 2010 y 2015 más de 200 000 portugueses se fueron en busca de trabajo a Reino Unido, Alemania, Francia y Suiza-.

¿Cuál es la nueva política de Portugal?

Su política la definió el primer ministro socialista António Costa al plantear que “definimos una alternativa a la austeridad centrada en más crecimiento, más y mejor empleo y más igualdad. Lo hicimos de diferentes formas a las marcadas por Europa, pero cumpliendo las reglas”. Es decir, cumpliendo a rajatabla con las exigencias de Bruselas y el FMI referentes a la reducción del déficit y la deuda, pero negociando otros ritmos y plazos, y adoptando la vía del aumento de la demanda y las exportaciones en lugar de la del tijeretazo al gasto público social.
Sin cuestionar en nada su pertenencia al área norteamericana o las reglas de la UE, Portugal ha ganado un margen de autonomía que ejerce. Por ejemplo sumándose, a pesar de los recelos de EEUU o Bruselas, a la Nueva Ruta de la Seda impulsada por China. O permitiendo la llegada controlada de capital chino en sectores estratégicos, como el energético.
Hoy en Portugal, con un gobierno presidido por el socialista António Costa -constituido en noviembre de 2015 tras el acuerdo alcanzado, y mantenido desde entonces, entre el Partido Socialista, el Partido Comunista y el Bloco de Esquerdas- la situación es claramente diferente, gracias al cambio de rumbo de la política económica y social.
Un gobierno del Partido Socialista, sin participación directa pero con el apoyo parlamentario de esas dos formaciones, basado en cuatro puntos: contra los recortes salariales, reposición de las pérdidas salariales a los trabajadores públicos; aumento gradual del salario mínimo; acabar con los recortes de pensiones y actualizarlas; y revertir las privatizaciones de empresas públicas rentables, revocarlas y recuperarlas.
Un “gobierno a la portuguesa” que no es estrictamente un “gobierno de izquierdas”, es un gobierno que ha tomado medidas progresistas y de justicia social, como han reafirmado tanto el Bloco de Esquerda como el PCP, los dos partidos que apoyan al gobierno sin estar dentro. Y ha sacado a Portugal de la crisis, revirtiendo recortes y desandando el camino de la austeridad impuesto por la troika; subiendo sueldos y pensiones, recuperando inversión pública en sanidad y educación, y mejorando las condiciones de vida de los portugueses.

¿Existen limitaciones políticas?

No todo es bueno en el llamado “modelo portugués”. También tiene límites que no se ha atrevido a traspasar.
Mientras ha ganado margen de autonomía para aplicar medidas sociales, al mismo tiempo no ha cuestionado algunos asuntos “tabú”. Aunque se han impulsado medidas para reducir la temporalidad, no se ha derogado la reforma laboral impuesta por la troika. Así mismo se ha aceptado, negociando más flexibilidad, la “camisa de fuerza” de los plazos de reducción del déficit impuestos por la UE.
Otras aspectos nodulares, como la continuidad de las inyecciones de dinero público a la banca, la toma de control del capital extranjero de importantes industrias, y evidentemente la participación de Portugal en las operaciones de la OTAN, han quedado fuera del cuestionamiento político.
  1. Eduardo Madroñal Pedraza es profesor de instituto en España.

Tuesday, April 30, 2019

Las armas más polémicas contra el calentamiento global

Las armas más polémicas contra el calentamiento global



La tecnologías que intentan frenar el cambio climático sin reducir necesariamente las emisiones enfrentan a científicos y activistas.
La geoingeniería, que agrupa estos instrumentos, pone de los nervios a quienes asumen que todo lo que no sea destinar dinero a reducir emisiones es quitárselo y que estas tecnologías, como apunta el experto Alan Robock, pueden provocar muchísimos más problemas de los que prometen resolver.
Hasta hace pocos años, la hostilidad era la posición de consenso de la comunidad internacional. Por eso, en 2010, publicaciones como Scientific American se manifestaron totalmente en contra y se firmó la Convención de la ONU sobre Diversidad Biológica. Esta convención impuso algo parecido a una moratoria que restringía la realización fuera del laboratorio de grandes proyectos de geoingeniería a excepción de la reforestación masiva. No ayudó que algunos de los que, hasta hace poco, cuestionaban la gravedad (Bjorn Lomborg) o el origen humano (ExxonMobil) del cambio climático afirmasen que la lucha contra las emisiones era sólo una parte de la solución contra el calentamiento.
Entre los pragmáticos a favor y en contra de estas nuevas técnicas, los contornos del debate se podían resumir así: unos creían que, antes de hablar de alternativas, los líderes mundiales debían concentrar sus esfuerzos en pactar una drástica reducción de las emisiones; y otros decían que era utópico, que eso nunca iba a suceder, y que lo mejor era reconocer desde el principio que habría que complementar una reducción más light de las emisiones con los avances que pudiera procurar la geoingeniería.
Vistos los estragos de la crisis económica y la debilidad del compromiso de los Estados en las últimas décadas, los segundos partían con ventaja. La llegada de Donald Trump y el incremento de las emisiones de CO2 en 2018 han terminado de inclinar la balanza a su favor. La organización Global Carbon Project estima que éstas aumentaron en casi un 3% el año pasado, un récord nunca visto desde que existen series históricas.
Ahora, la comunidad internacional ha aceptado que hay que explorar las posibilidades de la geoingeniería sin dejar de avanzar en el recorte de las emisiones. Así, el influyente panel IPCC de la ONU reconoció en octubre que estas nuevas técnicas podían ser parte de la solución del calentamiento. Por supuesto, no las ponía al mismo nivel que aplicar un severo tijeretazo al CO2, pero admitía, al menos, que los experimentos donde se habían inyectado agentes químicos en la estratosfera estaban dando buen resultado en el laboratorio.
Polarización y parálisis
Lamentablemente, el debate enfervorecido y el rechazo de la geoingeniería han provocado enormes retrasos. En consecuencia, hasta los últimos dos o tres años, no han aparecido grandes centros de investigación en China y Estados Unidos y, aunque los fondos públicos y privados han crecido, siguen siendo escasísimos. Todo ello nos ha llevado a que, según un estudio reciente de Nature, muchas de estas nuevas tecnologías no podrán alcanzar la madurez antes de 2050.
A pesar de eso, ya existen grandes experimentos fuera de los laboratorios. Uno de ellos es SCoPEX y consiste en introducir aerosoles en la estratosfera. Otro es el llamado Marine Cloud Brightening Project, por el que intentan aumentar el brillo de las nubes rociándolas con un espray de agua salada en Moss Landing, California. Por último, el Ice911 supone cubrir pequeñas superficies de hielo con cristales diminutos en distintas localizaciones de Alaska. El objetivo de todos ellos es aumentar la reflectividad de la Tierra para que absorba menos radiación solar y reduzca así el calentamiento.
geoingenieriaalgas
Algas flotan en el río Hanjiang en Wuhan, en la provincia china de Hubei. (STR/AFP/Getty Images)
Más allá de experimentos asombrosos, las líneas de investigación en geoingeniería que más han avanzado son, fundamentalmente, cuatro. La primera pasa por utilizar el CO2 para transformar la biomasa en electricidad, biocombustibles o productos químicos. ¿Cómo funciona? Por ejemplo, se captura el CO2 de la atmósfera mediante algas (¿transgénicas?) que luego se utilizara para producir biocombustibles, o se emplea el dióxido de carbono en la producción de hormigón. También se puede quemar biomasa para producir un carbón que fertilizará el suelo al enterrarlo. La quema de biomasa para producir energía eléctrica se considera neutral desde el punto de vista de las emisiones, porque se asume que las plantas volverán a crecer en el suelo y que capturarán, de nuevo, CO2.
La segunda técnica supone aumentar la reflectividad de la Tierra para que su superficie ‘devuelva’ más luz solar que ahora y mitigue así el calentamiento que provoca. Esto se puede llevar a cabo, por ejemplo, mediante la ampliación del espacio dedicado al cultivo de plantas como la hierba verde o de determinados alimentos como puede ser el grano, que se podría modificar genéticamente para hacerlo más reflectante.
La tercera técnica que más ha avanzado pasa por fertilizar los océanos con hierro para estimular una floración marina que capture el CO2. Aquí la clave está en verter sulfato de hierro o urea en zonas con muy poca vegetación para excitar el crecimiento de fitoplancton. Este último capturaría de forma natural el CO2 y, al mismo tiempo, al morir, serviría para nutrir el suelo marino, que daría lugar a su vez a más vegetación.
La cuarta técnica tiene que ver con la introducción de aerosoles en la estratosfera para reducir la radiación solar. Los aerosoles de los que hablamos estarían compuestos por partículas de azufre, aluminio o titanio y actuarían como un gran espejo que repelería una parte de los rayos del sol. Aquí la gran pregunta es cómo se colocaría esa especie de espejo de partículas. Algunos abogan por unos aviones que volcasen su contenido en la estratosfera, otros apuntan a cañones antiaéreos de enorme alcance y otros se inclinan más por la posibilidad de que sean las propias partículas las que se eleven ‘naturalmente’ hasta la estratosfera.
Precaución
Una de las conclusiones que empiezan a emerger de muchos experimentos es que no está claro que lo que funciona a escala diminuta pueda funcionar a escala planetaria. Esto era absolutamente previsible. También hemos visto que, si las reglas no están claras o si no se informa adecuadamente a las poblaciones que pueden verse afectadas por las investigaciones, la consecuencia será un rechazo rotundo por parte de la gente. Haida Salmon Restoration Corporation vertió cien toneladas de sulfato de hierro en aguas próximas a Canadá en 2012 y el escándalo internacional fue considerable. A veces, los escándalos están justificados, porque se cometen irregularidades y otras veces no lo están porque los promueven los activistas que se oponen a la geoingeniería.
Otra de las conclusiones que se perfilan con estos experimentos es que la manipulación a gran escala del clima o la radiación solar no será gratis. Habrá ganadores y perdedores y, por eso, algunos criterios e instituciones son necesarios para que no decidan, simplemente, los países más fuertes. Por ejemplo, existen estudios modelizados que indican que la inyección de aerosoles en la estratosfera del hemisferio norte podría provocar sequías en África subsahariana y en India. Si uno de los peligros del cambio climático era la multiplicación de fenómenos meteorológicos extremos y difíciles de predecir, cabe preguntarse hasta qué punto la geoingeniería mitiga o agrava la amenaza.
Además de crear un marco fiable para las decisiones, el contexto va a exigir el despliegue de medidas de compensación económicas y de otro tipo. Es muy probable que la inyección de aerosoles en un lugar deba ‘equilibrarse’ con otra inyección en una región lejana pero que podría recibir un impacto indeseable. Sabemos cómo empiezan estas espirales pero no cómo terminan. La planificación climática, igual que la planificación central de la economía, implicará cada vez más intervención si no existen unas normas estrictas que la limiten.
Cuando hablamos de los ganadores y perdedores de la geoingeniería, es importante incluir la diversidad de los ecosistemas y la cuestiones ligadas al abastecimiento de alimentos o materias primas. Parece claro que verter sulfato de hierro en el océano aumenta la vegetación marina, que esa vegetación marina se hace menos diversa porque el sulfato ayuda más a unas especies de plantas que a otras y que el incremento de la vegetación reduce el oxígeno que necesitan plantas y peces. También parece claro que multiplicar masivamente los cultivos de un determinado tipo de grano (porque sea muy reflectante) puede ir en detrimento de las necesidades alimentarias de una parte de la humanidad. Para determinar el éxito de un programa como éste, habrá que tener en consideración otras variables además del enfriamiento de la Tierra.
La geoingeniería se enfrenta a retos inmensos e incógnitas de enorme envergadura. Exactamente igual que los que han tenido que enfrentar las renovables hasta llegar a ser lo que son hoy en día. Igual que con ellas al principio, hablamos ahora más de sus dificultades que de sus posibilidades de éxito. Pero no podemos quedarnos paralizados. La investigación debe continuar, los recursos deben fluir como un gran torrente y las nuevas técnicas tienen que demostrar de qué son capaces. No puede existir una excusa que justifique la renuncia a un arma poderosa en la lucha contra el calentamiento global. No sabemos si la geoingeniería lo es, pero no podemos permitirnos no descubrirlo siempre que la complementemos con la reducción de las emisiones.

Wednesday, April 10, 2019

150 persoas da cultura piden o apoio para a candidatura do BNG | Ollaparo. O universal é o local sen muros

150 persoas da cultura piden o apoio para a candidatura do BNG | Ollaparo. O universal é o local sen muros





150 persoas da cultura piden o apoio para a candidatura do BNG

por 

“Na España mediática, a Galiza coa súa personalidade e as súas necesidades e organizacións non existe” afirman as 150 persoas que dos diferentes campos da creación literaria apoiaron Aquí e Agora, para ter voz propia’, o manifesto de apoio á candidatura do BNG nas elección xerais do 28 de abril.
Nomes do cinema, da música, da literatura, o teatro, a pintura, o activismo cultural ou a memoria histórica súmanse a este documento, que foi presentado ao público en Compostela pola escritora Ana Cabaleiro, o escritor e ensaísta Suso de Toro, a actriz Iria Piñeiro e o director de cine, Alfonso Zarauza.
“E por iso queremos mostrar o noso apoio a unha candidatura que non nos ofrece dúbida de que é progresista, soberana e nacional galega. Non podemos ignorar o estarmos dentro dun contexto de reforzamento do centralismo madrileño, o dominio case absoluto dos medios de comunicación cortesáns crea un imaxinario e uns debates controlados desde alí que exclúen a nosa mesma existencia como persoas e como país”
Entre os asinantes Margarita Ledo, directora de cine e xornalista, as escritoras María Reimóndez, Marta Dacosta, Mercedes Queixas,Vitor Vaqueiro, Lois Dieguez, Camiño Noia e Antón Riveiro Coello, as músicas Ugia Pedreira, Miro Casavella, “Jasper Nao”, Caxade e Xurxo Souto, Mago Antón,  os profesores da UdC Xosé Ramón Freixeiro Mato,Laura Tato, María do Carmo Fernández Pérez, Mar Pérez Fra,  Carlos Caetano Biscainho-Fernande, o sociólogo Manuel Monge e o economista Ramón López Suevos.
“A democracia constrúese de abaixo a arriba e na nosa situación comeza por termos organizacións soberanas propias. O abandono dese principio democrático básico conduce á nosa indefensión, non haberá liberdades para quen viva aquí nin defensa dos nosos intereses fronte a un expolio histórico continuado”

Friday, April 05, 2019

A Ribeira Sacra xa é candidata a Patrimonio da Humanidade da UNESCO | Ollaparo. O universal é o local sen muros

A Ribeira Sacra xa é candidata a Patrimonio da Humanidade da UNESCO | Ollaparo. O universal é o local sen muros



A Ribeira Sacra xa é candidata a Patrimonio da Humanidade da UNESCO

por 

O Ministerio de Cultura aproba a candidatura da Ribeira Sacra a Patrimonio da Humanidade. Unha iniciativa que nacendo de asociacións e colectivos acabou por involucrar as institucións. Decidirase en 2021, no 45º Comité de Patrimonio Mundial.
Aprobouno esta sexta feira  por unanimidade o Consello de Patrimonio Histórico do Ministerio de Cultura. “É unha expoñente de grande importancia cultural”, comunicou un alto cargo do Goberno central. “É un lugar de espiritualidade na contorna dos vales do Sil e o Miño” que atinxe  22 concellos, posúe unha gran riqueza vitivinícola que vén da época romana e nas súas paisaxes hai mostras da mellor arquitectura románica, “un conxunto de mosteiros, conventos, igrexas, capelas e cruces de pedra que, pola súa variedade e densidade, forman un espazo cultural único no mundo, exemplo do monaquismo primitivo que se desenvolveu a finais do século IV”.
Galiza conta con 4 recoñecementos deste Comité da Unesco: a cidade vella de Compostela, o Camiño de Santiago -que atinxe igualmente os treitos externos-, a muralla romana de Lugo e a Torre de Hércules.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...