MADRID.- Los partidos de izquierda deben emplazarse a la redacción de un ensayo sobre la lucidez, sin ficciones, por encima de aquel sobre la ceguera. Las últimas elecciones, quizás con las europeas en la retaguardia, han de fijarse en el imaginario de formaque no se vuelvan a cometer errores de cara a las generales. El portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beiras, no puede verlo con mayor claridad: urge un Frente Amplio.

¿Qué análisis hace de las últimas elecciones municipales y autonímicas?
En primer lugar demostraron que la derrota del Partido Popular fue mucho más amplia, grave y profunda que lo que podíamos haber conjurado hace dos meses. Fue una derrota importante no solo cuantitativamente, sino cualitativamente. El PP perdió poder. En segundo lugar, el resultado corrobora que la reunión cívica en curso continúa y da un salto. Los sectores más indignados y agredidos siguen organizándose para defender lo propio, a través de plataformas, etc, contra las políticas criminales. Estos sectores fueron por sí mismos los que se lanzaron a la política estricta, a través de las mareas, frentes amplios. En tercer lugar, el resultado corrobora las tesis que defendemos en Anova: los partidos de izquierda deberíamos dejar de guerrear cuotas de mercado electoral, coordinarnos y convertirnos en motores auxiliares de las alternativas ciudadanas, pero no dirigirlas.

¿Qué papel jugaron las candidaturas de unidad popular?
Donde hubo un peor resultado del PP y del PSOE fue allí donde en lugar de candidaturas de izquierda hubo unidad popular. Más allá de los sitios emblemáticos como Madrid o Barcelona, también hay que fijarse en sitios como Galicia. Hay un cliché tópico español que habla de Galicia como un país conservador y resulta que fue aquí, en Galicia, donde más claro quedó lo que acabo de decir. Y fue fruto de las mareas: Marea Atlántica, Compostela Aberta, Ferrol en Común... En Galicia significó la derrota personal de Feijóo. Quiso enviar a sus mejores conselleiros a presentarse como candidatos y fracasaron.

¿Qué toca hacer a partir de ahora?
Las mareas, la emergencia de reunión cívica, las candidaturas de unidad popular, significan una dinámica que no termina el 24M, que continúa. Es más, aunque los resultados no hubieran sido estos, seguiría. El proceso continúa y se catapulta hacia los generales. Seguimos sosteniendo que tenemos razón, que tenemos que apoyarnos como militancia en las candidaturas de unidad popular, no en los partidos.

¿Habrá unidad popular en las generales? Un Frente Amplio...
No tengo una bola de cristal. Pero muchos pensaron que no era posible en las municipales y lo fue. Todo depende de la voluntad política que haya.
El portavoz de AGE, Xosé Manuel Beiras. EFE
Pero hay partidos que parecen no estar del todo convencidos...
¿Pero hubo en estas elecciones algún partido que fuera hegemónico y primordial? No. Hay que dialogar. Ya lo dije hace poco: no hay gallo en el gallinero. Podemos dijo en su día que su referencia era AGE. Entonce parecía que Anova vivía en la luna y mira. Hay que plantearse objetivos ambiciosos. Yo lo que sé es que las bases hablan de unidad popular y que no hay posiciones inamovibles en política. Tenemos que atender menos a lo que dicen los dirigentes y más a lo que dicen las bases, a los contingentes.

Si no hubiera un Frente Amplio en las generales, ¿estaría perdiéndose una oportunidad histórica?
Es una oportunidad histórica, eso está claro, pero esto no es un ahora nunca, aunque sí se perdería una oportunidad clave. En Galicia ya pasó en 2012. Si se entiende el valor de la unidad popular, es posible que el PP no gane. La oportunidad se perdió también en las europeas, no hubo una gran alianza porque no se quiso asumir. Y en las municipales no se logró en todos los sitios. Si no aprendemos de todo esto, perderemos la ocasión de reformular nuestro rol respecto a las candidaturas de unidad popular. La gente se frustrará y eso hará que lo haga por sí sola, sin contar con los partidos políticos.

¿Asumirán este rol los partidos de izquierda?
Ahora mismo están en un proceso de análisis y reflexión. No podemos permitir que las candidaturas de unidad popular fracasen. Es necesario que las fuerzas rupturistas de izquierdas vayan de forma conjunta pero que los protagonistas sean los contingentes ciudadanos de las candidaturas de unidad popular.
¿Qué pasará si se logra el Frente Amplio?
Yo veo dos horizontes claros: el primero, la soberanía en Galicia; el segundo, unas elecciones que signifiquen la derrota de los partidos dinásticos y la victoria ciudadana. Se iniciaría un nuevo proceso constituyente.

Hay militancia de determinados partidos políticos que advierten del riesgo de perder las siglas.
Es que esto no es una cuestión de siglas. Hay que cambiar ya el chip. Tenemos que ser, como ya he dicho, motores auxiliares. No vale ya cómo estamos funcionando ahora, pero eso no significa que los partidos ya no sirvan. Simplemente deben asumir que tienen que ser puentes de la ciudadanía de lo común con la política. Algunos partidos, como Anova, ya lo han hecho. Si no es así, las candidaturas de unidad popular no tendrían éxito. Pero los partido, insisto, no desaparecen, simplemente ya no pueden pretender estar en primer plano, ser protagonistas.

¿Este Frente Amplio exige la coordinación de las candidaturas de unidad popular?
Sí, pero ahora estas candidaturas van a encontrarse con minas, con bombas de relojería, en los Gobiernos. No se puede pedir que se coordinen entre ellas ya mismo. Hay que dar margen para el desahogo. Mientras tanto, habría que iniciar el diálogo entre los distintos partidos políticos, y cuánto antes. No se puede dejar pasar esta oportunidad.
¿Y si se adelantaran las elecciones generales, habría tiempo?
Hay que trabajar como si fueran anticipadas. Si luego no lo son, pues ya tenemos el camino hecho.

¿Piensa en las elecciones gallegas?
No, eso sería dar por sentado que no va a cambiar nada. Si ganamos en las generales, reconoceremos que este es un Estado constituido por varias naciones, por pueblos con identidad nacional propia. No pienso en eso, la ideología de la derecha es tan potente... ¿Para qué estamos trabajando? Es como si un esclavo en plena rebelión dijera que su objetivo es mejorar sus condiciones, no la abolición. ¡Vaya moral!

¿Qué partidos deberían iniciar un diálogo de cara a un Frente Amplio en las generales?
No se puede plantear si unos partidos sí y otros no, sería una actitud excluyente. Yo hablaría con todos los partidos que suscriban dos postulados básicos. Primero, que el Estado español es plurinacional. Segundo, que las políticas de la troika son homicidas, criminales y provocan dramas de crisis humanitaria. No podemos decir con este sí, con este no. Primero hablemos y ya llegaremos al Frente Amplio. No hagamos un club de fundadores. Ahora mismo hay que entender que el motor es la ciudadanía. Nosotros dialoguemos, empecemos a hablar, por ejemplo, de contenidos programáticos básicos para esa unidad popular. Se me ocurre que podría ser importante la creación de think tanks que aporten ideas a este respecto. Pero no olvidemos una cosa, que el diálogo no ha de ser entre cúpulas, sino transversal.