Sunday, October 29, 2017

8 minutos para entender qué sucede en Catalunya.

Costa Rica exporta piñas dañinas y envenena sus rios

En la tarde del pasado 23 de octubre de 2017 tuvo lugar un foro en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Costa Rica (UCR) titulado “Foro: explotación piñera en Costa Rica”, organizado por los estudiantes de la carrera Promoción de la Salud de la Escuela de Salud Pública.
Foro-piña-Costa-Rica-20171022Participé en esa actividad junto a Mauricio Álvarez (Escuela de Geografía de la UCR y FECON) y Alexa Obando (Escuela de Ciencias Políticas, UCR). El sector productivo y estatal fueron invitados de igual forma a este espacio de discusión, optando ambos por no enviar a ningún expositor.
Al tratarse de un foro sobre un tema que amerita desde hace muchos años un debate público con las autoridades nacionales, en las líneas que siguen se presentarán algunas aristas de lo que ciertos sectores denominan el “dulce orgullo” de Costa Rica, mientras que expertos costarricenses en gestión ambiental lo califican como una verdadera “vergüenza nacional”.
En el exterior, los sitios especializados en el comercio equitable y en prácticas agrícolas sostenibles, al referirse a la piña costarricense, utilizan términos extremadamente duros, como por ejemplo el “desastre socio-ecologique” (véase nota de 2017 de este sitio en francés, o bien esta nota del sitio Beurk, Francia, titulada: “Ananas sweet du Costa-Rica, vous reprendrez bien un peu d’éthéphon !”).
Como recientemente ha confirmado un equipo de investigadores de la Universidad Nacional (UNA) de Costa Rica, la piña de exportación requiere del uso de sustancias sumamente dañinas para la salud humana (véase nota de La Nación titulada “Piñeros usan plaguicidas muy tóxicos, según estudio” de junio de 2017). La variedad “Sweet Gold” o MD-2 que se ha impuesto en el mercado internacional desde mediados de los años 2000 se produce gracias a un “paquete tecnológico” que incluye estos componentes químicos, que absorben tanto la fruta como los suelos. En latitudes tropicales, la escorrentía los concentra paulatinamente en los cuerpos de agua, tanto superficiales como subterráneos.
En algunas de las intervenciones presentadas durante este foro, se específicó el tipo de sustancias químicas que se usa para producir la piña exportada desde Costa Rica, entre ellos el Bromacil y el Paraquat. Esta última sustancia fue objeto de una prohibición por parte de la Corte de Justicia de la Unión Europea (CJUE) en julio del 2007 (véase comunicado de prensa de la CJUE). A raíz de esta decisión, una transnacional declaró que suspendería el uso del Paraquat en todas sus operaciones en el mundo, con una sola excepción: Costa Rica (véase nota titulada “Dole Announces that it will Discontinue the Use of Paraquat in its Agricultural Operations”). Pese a la fecha indicada de junio del 2008 por la transnacional para suspender el uso de esta sustancia en Costa Rica, y la indicación que se mantendría hasta el 2012 el uso del Paraquat para erradicar la mosca de establo (ver el mismo comunicado actualizado por la transnacional), Costa Rica sigue importando grandes cantidades de Paraquat que se vierten en los campos de piña.
Con relación al Bromacil, las denuncias han sido muchas desde el 2007, año en que se constató su presencia en el agua para consumo humano en El Cairo y Milano de Siquirres, generando una verdadera tragedia para más de 6000 pobladores. Desde entonces, muestreos en esta zona detectaron la presencia de esta sustancia en los acuíferos, denotando el carácter altamente persistente de este compuesto químico en una zona tropical como la de Siquirres. Nótese que el costo de enviar diariamente camiones cisternas enviados por las autoridades desde el 2007 ha sido asumido por el Estado costarricense. En su momento (2009), la máxima autoridad de la cartera de salud de Costa Rica se expresó en los siguientes términos:
“Les damos agua en cisterna porque la gente tiene miedo de tomar la del lugar, y la psicosis ha sido tal, que hasta asocian manchas en la piel que son producidas por un hongo, diciendo que se bañaron en agua con bromacil” (véase nota del Semanario Universidad).
El 24 de mayo del 2017 se aprobó finalmente un Decreto Ejecutivo en Costa Rica sobre la prohibición del Bromacil (véase texto del decreto sobre “prohibición del registro, importación, exportación, fabricación, formulación, almacenamiento, distribución, transporte, reempaque, reenvase, manipulación, venta, mezcla y uso de ingredientes activos grado técnico y plaguicidas sintéticos formulados que contengan el ingrediente activo 5-bromo-3- sec-butyl-6-methyluracil, de nombre común bromacil y su sal de litio”). La lectura de los considerandos de este decreto resulta de interés para apreciar cuánta preocupación genera esta sustancia en las autoridades: de mayor interés consistiría saber a qué se debe este súbito interés y por qué tardaron tanto en prohibir su uso en Costa Rica.
En el informe que presentó la Experta Independiente de Naciones Unidas sobre Agua, Saneamiento y Derechos Humanos en el 2009, a raíz de su visita en Costa Rica (véase informe, Documento A/HRC/12/24/Add.1) se indica que:
“85. The independent expert recommends that Costa Rica adopt, as a matter of priority, the draft executive decrees regulating the use of Bromacil and Diurón in agricultural production”.
En respuesta a este informe de Catarina Albuquerque, la Misión de Costa Rica ante las Naciones Unidas en Ginebra circuló una nota oficial (HRC/12/G/3, con fecha del 7/9/2009). El punto 4 de esta inusual misiva precisa que “sería importante conocer cuáles son las opciones que se les podrían brindar a los productores de piña en lugar de bromacil y diurón”: una crítica frontal a la experta internacional, entendible si proviniese del sector productivo, pero sorprendente por parte del Estado.
Más allá de la extraña sensación de unísono entre el sector piñero y el Estado costarricense desde 2007, es de notar el carácter urgente con el que Catarina Albuquerque recomendó a Costa Rica regular el uso de estas dos sustancias en el año 2009, sin que ello motivara mayormente a sus autoridades a acatar esta recomendación. A la fecha, el diurón no ha sido objeto de algún tipo de regulación para restringir y limitar su uso.
Finalmente, es de señalar que en en mayo de 2014, Costa Rica prohibió parcialmente mediante Decreto Ejecutivo el uso del Carbofurán: la única excepción la constituyen los cultivos de piña (y de banano). En el texto del Decreto 38713 (ver texto completo) el considerando 7 se lee: “7º—Que en Costa Rica el uso de carbofurán está autorizado en varios cultivos, de ciclo corto, anual y perenne, dentro de los cuales están los de consumo fresco, así como los de consumo con cocción. Para estos el carbofurán actualmente puede ser sustituido por otros plaguicidas, a excepción de su uso en los cultivos de piña y banano”.
Por su parte el considerando 8 textualmente se lee así: “8º— Que para el control de plagas en el cultivo de piña existen alternativas, químicas y no químicas, que actualmente dan buenos resultados, presentando éstos una disminución de la carga química, en comparación con el uso del carbofurán; a excepción de lo que se presenta para el control de la plaga denominada caracoles Opeas pumilium, para lo cual la única alternativa química autorizada actualmente es el carbofurán”.
Sobre las características del Carbofurán se lee en este estudio del 2012 publicado en Argentina que:
“Su solubilidad en agua, aunque no tan elevada, le confiere el potencial suficiente de contaminación inmediata de una gran variedad de recursos hídricos. Es de esta manera como las inundaciones de los campos fumigados con Furadan, han causado mortandad de especies que no eran objeto de control.  La combinación de esta propiedad con su baja absorción en suelos, le permite tener alta movilización y alcanzar las capas freáticas” (p. 2)
Estas y muchas otras sustancias químicas son necesarias para producir la variedad Sweet Gold en Costa Rica. Su primera manipulación recae en los trabajadores de las piñeras. Existen pocos estudios sobre las diversas patologías asociadas a la ingesta o exposición a estas sustancias. Las autoridades de salud de Costa Rica deben poseer información proveniente de los diversos centros de salud regionales, sin que ésta haya trascendido mayormente. No se conoce de algún estudio elaborado por el gremio de la salud pública que haya sido divulgado sobre el particular. En ese sentido agradecemos desde ya el concurso de nuestros estimables lectores para remitirnos alguna información existente que no haya dejado rastros en la red. En un reciente reportaje sobre la insuficiencia renal en los trabajadores agrícolas, se lee que: “El problema en la piña es que la mayoría de los trabajadores son migrantes que luego vuelven a su país de origen, en este caso Nicaragua, y no se registran aquí.”.
El daño ocasionado por una finca en la que se produce piña tiende a expandirse rápidamente: a los problemas que pueden causar estas sustancias químicas a quienes están expuestos a ellas a diario, se añaden los problemas que derivan de la contaminación de suelos y de aguas, así como del aire, para las comunidades circundantes, la pérdida de cobertura boscosa y de la biodiversidad, así como el aumento del factor erosión de los suelos para la región en sí. La riqueza de la biodiversidad de los suelos que se destruye con estas sustancias es un ámbito poco estudiado, así como la proliferación de ciertas plagas debido al desequilibrio que crea la aplicación periódica de estos componentes químicos en el país, entre muchos otros. Los niveles de precipitación y la escorrentía aumentan siginificativamente la dispersión de estas sustancias en los cuerpos de agua superficiales cercanos, mientras que la absorción de los suelos impacta a mediano plazo las aguas subterráneas.
En otras palabras, la producción de la piña tiende a provocar daños que rebasan los límites de las fincas en las que se produce. Este costo es asumido por el Estado costarricense, sin que el sector productivo haya propuesto nunca compensar esta larga cadena de daños (que a la fecha no se han estudiado debidamente, ni mucho menos cuantificado). La economía ambiental moderna posee instrumentos para determinar el costo exacto de los impactos causados por este monocultivo, y extraña que sus especialistas no hayan visto en la piña de exportación MD2 un terreno fértil para aplicarlos.

Fotos de cultivo de piña en Costa Rica
Fotos de cultivo de piña en Costa Rica
Fotos de cultivo de piña en Costa Rica

Cadena de daños ante una expansión insensata del cultivo de la piña

A los problemas causados por la contaminación de los cuerpos de agua, la destrucción de los bosques, de la biodiversidad y de la riqueza biológica de los suelos, la contaminación del aire que se respira y que deriva en problemas para las comunidades aledañas, el aumento del factor erosión que produce la piña (con la consecuente sedimentación de los ríos y quebradas cercanos), el desplazamiento de los pequeños agricultores que cultivan granos y hortalizas, se añade otro problema que afecta gravemente a quienes deben convivir con muchas piñeras: el mal manejo de los rastrojos de la piña causa la proliferación de una mosca, la conocida como de establo, afectando directamente a los ganaderos costarricenses (véase nota del Semanario Universidad del 2012). Nótese que un Boletín de Parasitología del Ministerio de Agricultura (MAG) advertía del riesgo de proliferación de esta mosca con relación a la piña: su fecha de edición es del año 2003.

Fotos de cultivo de piña en Costa Rica

Cadena de daños ante una expansión insensata del cultivo de la piña

A los problemas causados por la contaminación de los cuerpos de agua, la destrucción de los bosques, de la biodiversidad y de la riqueza biológica de los suelos, la contaminación del aire que se respira y que deriva en problemas para las comunidades aledañas, el aumento del factor erosión que produce la piña (con la consecuente sedimentación de los ríos y quebradas cercanos), el desplazamiento de los pequeños agricultores que cultivan granos y hortalizas, se añade otro problema que afecta gravemente a quienes deben convivir con muchas piñeras: el mal manejo de los rastrojos de la piña causa la proliferación de una mosca, la conocida como de establo, afectando directamente a los ganaderos costarricenses (véase nota del Semanario Universidad del 2012). Nótese que un Boletín de Parasitología del Ministerio de Agricultura (MAG) advertía del riesgo de proliferación de esta mosca con relación a la piña: su fecha de edición es del año 2003.


Sobre las características del Carbofurán se lee en este estudio del 2012 publicado en Argentina que:
“Su solubilidad en agua, aunque no tan elevada, le confiere el potencial suficiente de contaminación inmediata de una gran variedad de recursos hídricos. Es de esta manera como las inundaciones de los campos fumigados con Furadan, han causado mortandad de especies que no eran objeto de control.  La combinación de esta propiedad con su baja absorción en suelos, le permite tener alta movilización y alcanzar las capas freáticas” (p. 2)


Según datos de la UNCTAD (véase informe), el mercado mundial de la piña se reparte (cifras al 2014) de la siguiente manera, en la que destaca la posición privilegiada de Costa Rica (las cifras corresponden a las toneladas de piña exportada, extraídas de la tabla 3. “Top ten fresh pineapple exporter countries, tonnes, 2014”, p. 13):
  • Costa Rica: 2 126 929
  • Philippines: 461 856
  • Panama: 67 038
  • Ecuador: 57 380
  • Honduras: 51 258
  • Mexico 41 271
  • Côte d’Ivoire: 33 976
  • Ghana: 33 175
  • Guatemala: 25 091
  • Malaysia: 23 585.
En 2009, un interesante artículo publicado en El Financiero, titulado “Insensatez piñera. Miopía empresarial y estatal abonaron graves secuelas” ya advertía del aumento vertiginoso de la piña constatado a partir del 2007.
Para el 2016, la piña generó a Costa Rica más de 900 millones de US$, contra 822 millones registrados anteriormente, con cuatro transnacionales al frente que controlan gran parte de la producción (véase nota de prensa). La adquisición y compra de empresas nacionales por parte de transnacionales de la piña se inició en 2008 (véase nota sobre adquisición de 3000 hectáreas de piña), y se ha mantenido desde entonces. En este número especial de la Revista Ambientico (UNA) del 2008 se lee que:
“Según estudios del mismo CNP, hay cerca de 1200 pequeños productores dedicados a la piña, produciendo alrededor del cuatro por ciento del total, que oscila entre 7 y 10 millones de toneladas métricas por año. El resto lo producen las grandes compañías, o sea, la riqueza generada por la piña queda mal distribuida” (p.3)
Con relación a los empleos generados por la actividad piñera en Costa Rica, presentados por el sector productivo y por las autoridades como una justificación incuestionable para expandir la producción, en 2016, la ONG Oxfam implementó una campaña en Europa contra la comercialización de la piña de Costa Rica por las cadenas de supermercados alemanes con base en un informe que detalla la condiciones inhumanas que prevalecen (“inhumane conditions which prevail”) en las plantaciones de piña (véase informe en inglés titulado “Sweet fruit, bitter truth”).
Este informe ha generado algunas dudas en Costa Rica, que no han provocado mayor reacción por parte de las entidades a cargo del tema laboral (su poca divulgación en medios de prensa nacionales puede explicarlo en parte).
De manera a ir paulatinamente aclarando el panorama, sería de cierto interés conocer cuántos de los “miles” de trabajadores (que según sus promotores, genera la actividad piñera) están debidamente registrados en la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS). Las comillas usadas se refieren a la ausencia de datos duros: en 2009, mientras CANAPEP refería a 23 000 puestos de trabajo, las autoridades de Comercio Exterior informaban de 7000. Nos permitimos hacer ver esta notable discordancia numérica en su momento, sin causar aclaración o rectificación alguna por parte de alguna entidad (véase nota de El Financiero).
En 2011 se pudo leer en este reportaje del Semanario Universidad sobre las condiciones laborales en algunas piñeras que: “Matándome puedo sacar ¢90.000 por quincena”. De la entrevista a la misma operaria se indica que: “Ella también ha sido testigo de cómo se contrata a inmigrantes nicaragüenses sin documentos, a quienes en ocasiones se les pagan salarios mucho menores al mínimo y los mantienen con la amenaza de llamar a Migración, para que los devuelva a su país”.
Ante esa realidad, escasamente divulgada en medios de prensa masivos, el discurso oficial se ha mantenido desde 2006 sin mayor variación con relación a los beneficios de la piña para Costa Rica. Pese a un gabinete que asumió en mayo de 2014 varios compromisos con el sector ecologista, y que se compone en parte por exprofesores universitarios de la UCR, los cambios en el discurso son imperceptibles cuando de piña se trata. En 2016 se leyó, por parte del actual titular de la cartera ministerial en materia agrícola en Costa Rica, que:
“se trata de una actividad que “trae grandes beneficios al país como generación de divisas y de empleos de calidad” (sic.)
En marzo del 2017, al informarse del cese del Embajador de Costa Rica en China (véase nota de CRHoy), se leyó en esa misma nota, por parte del actual Presidente de Costa Rica, una frase que posiblemente haya causado el entusiasmo del sector agroexportador y el estupor de círculos sociales y académicos costarricenses:
“Esperar que las relaciones con esa gran potencia se mantengan y fortalezcan, que son muy buenas. Si logramos generar con China el tipo de acuerdos como el de la exportación de piña, vamos a ir muy bien” (sic).

A modo de conclusión

Los errores cometidos con la MD-2 en la región de Siquirres no parecieran haber dado lugar a rectificaciones por parte de las autoridades. El acueducto de Veracruz en Pital de San Carlos    así lo confirma en 2016, con seis de siete nacientes contaminadas (véase nota de La Nación). Ante la ausencia de zonificación para prohibir la expansión de la piña en zonas vulnerables en Costa Rica, ¿cuántas fuentes de agua para consumo humano contaminadas siguen abasteciendo a pobladores en ausencia de un monitoreo permanente? Esta pregunta (y muchas otras) es válida ante la poca capacidad del Estado para proceder a estudios fisico-químicos periódicamente del agua declarada potable (mucha de esta agua es declarada potable con un análisis bacteriológico únicamente, efectuado por el operador, sea este local -Asada- o cantonal -Municipalidad- ).
Los organizadores del foro realizado en el auditorio de la Escuela de Salud Pública de la UCR invitaron a representantes de la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (CANAPEP), del Sistema Nacional de Areas de Conservarción (SINAC) y del Ministerio de Ambiente (MINAE), quiénes optaron por declinar enviar a un expositor. En ocasiones anteriores esta ausencia fue la tónica: a modo de ejemplo entre muchos, esta nota refiere a un foro organizado por la UCR para analizar la situación de un humedal como Caño Negro, declarado de importancia mundial; esta otra nota a un foro sobre el agua en Siquirres en el que las autoridades de salud rehuyeron también el debate. En 2013, un funcionario del MAG consideró oportuno retirarse abruptamente de un foro sobre la piña convocado por el Tribunal Latinoamericano del Agua (TRAGUA) (véase artículo titulado “Costa Rica: Funcionario de Agricultura huyó de Foro sobre efectos negativos del cultivo de piña” disponible aquí).

En un artículo publicado en Pagina Abierta (DiarioExtra) y en el sitio de Hablando Claro (Radio Columbia) el día 24 de octubre, titulado “Candidatos y ambiente: ¿Cuándo se va a hablar en serio?”, su autor, el doctor Allan Astorga, ex Secretario General de la SETENA y especialista en evaluación ambiental escribe (véase texto completo del artículo):
“El censo agropecuario del 2015 del MAG indicando la existencia de 37 200 hectáreas de piña debe contraponerse a un estudio reciente con fotos satelitales en las que ascienden a más de 58 000: una diferencia que hace ver el poco control y fiscalización del Estado, y el alcance de un monocultivo implantado con fuerza a partir del 2007 y que debe ser considerado como una verdadera vergüenza social y ambiental”.



Principales exportadores 
Entre los principales exportadores de piña desde Costa Rica se encuentran Del Monte, Dole, Chiquita Fiffes, que aproximadamente concentran la mitad del valor exportado.

Variación de las exportaciones  
Entre 2015 y 2016 el valor exportado de piña desde Costa Rica aumentó 10% al subir desde $822 millones en 2015 a $905 millones en 2016. Por su parte, el volumen vendido creció 6%, desde 1,9 millones de toneladas en 2015 a 2 millones de toneladas en 2016. 

El valor exportado a España creció 12%, al subir desde $57 millones en 2015 a $64 millones en 2016.

Destino de las exportaciones 
Durante 2016, el 52% del valor exportado desde Costa Rica tuvo como destino EE.UU., 13% Países Bajos, 8% España, 7% Reino Unido y 7% Italia.

España es el destino de las exportaciones que más ha crecido en los últimos 5 años, puesto que en 2012 representaba el 5% del valor total de ventas de piña y el año pasado alcanzó el 8%.

Saturday, October 28, 2017

Comunicado da Executiva Nacional do BNG ante a aplicación do Artigo 155 ao pobo de Catalunya - Novas - BNG - Bloque Nacionalista Galego

Comunicado da Executiva Nacional do BNG ante a aplicación do Artigo 155 ao pobo de Catalunya - Novas - BNG - Bloque Nacionalista Galego

Comunicado da Executiva Nacional do BNG ante a aplicación do Artigo 155 ao pobo de Catalunya


Diante das decisións emanadas do Parlament de Catalunya e a resposta do Goberno español, desde o Bloque Nacionalista Galego queremos manifestar: 
  1. O Bloque Nacionalista Galego, recoñece a lexitimidade democrática das decisións e acordos tomados no día de hoxe no Parlament de Catalunya, espazo da representación política soberana dese pobo, que ven de proclamar a República Catalá seguindo o mandato popular xurdido do referendo de autodeterminación do  pasado 1 de outubro. 
     
  2. Rexeitamos a aplicación do artigo 155 da Constitución española que ven de aprobar o Senado e comezou a executar o Consello de Ministros esta mesma noite. A decisión de intervir o goberno catalán é un profundo erro, sen precedentes e con gravísimas consecuencias no presente e o futuro. Un auténtico golpe de estado á Democracia e aboca a unha crise institucional e política sen precedentes. 
     
  3. Vense de institucionalizar e formalizar os pasos xa anunciados –nun feito incompatíbel cunha Democracia- por parte de Felipe VI. Comeza un proceso que terá importantes consecuencias políticas, e que amosa, máis ás claras, a situación de involución democrática que estamos a atravesar nestes momentos e que non só afecta á negativa do Estado español de recoñecer o carácter nacional de Cataluña, Euskadi e Galiza e o seu lexítimo e inalienábel dereito á autodeterminación, senón que vai nunha clara dirección de retroceso e recentralización e perda de dereitos e liberdades básicas nunha democracia como o son a liberdade de expresión, a liberdade de reunión e manifestación, de conciencia ou de participación política. 
     
  4. A resposta do estado español é a evidencia de que o pobo galego non ten cabida neste marco político e é a demostración de que Galiza precisa da superación do mesmo para a súa supervivencia política e material. Máis aínda cun presidente como Alberto Núñez Feixoo que exerce máis de delegado do Goberno ou recadeiro do Partido Popular ca de presidente de Galiza e que ao tempo que actúa ao ditado submiso de Madrid é xordo e cego ante os problemas do noso país e a necesidade de decirdir por nós propios.
     
  5. O Estado español debe recoñecer a vontade maioritaria do pobo catalán e os dereitos que lle son inherentes ao resto de nacións do estado. Mentras non se recoñezan os dereitos das nacións a poder decidir e exercer o seu lexítimo dereito de autodeterminación, o problema político de fondo, lonxe de resolverse, agravarase. Nese sentido, desde o Bloque Nacionalista Galego seguiremos a traballar para que Galiza acabe conquistando a plena capacidade de decidir exercendo a súa soberanía como nación.


http://www.bng.gal/articulo/novas/comunicado-da-executiva-nacional-do-bng-aplicacion-do-artigo-155-ao-pobo-catalunya/20171027220812020986.html

Friday, October 27, 2017

“Non podemos seguir a gastar 170 millóns nunha política forestal cuxa beneficiaria é Ence”

“Non podemos seguir a gastar 170 millóns nunha política forestal cuxa beneficiaria é Ence” - SOCIAL - Sermos Galiza - Diario de intereses galegos



Imaxe: Cedida
Falamos con Pedro Alonso, ‘Perico’, biólogo que leva anos de compromiso e militancia no ambientalismo, un dos impulsores das asembleas contra a eucaliptización que nos meses pasados decorreron en diferentes partes do país. “A economía do eucalipto susténtase no abandono do rural”, mantén. E ese é un factor chave, non o único, para entender por que arde Galiza.
.-Outra vez unha vaga de incendios devastadores arrasa con miles de hectáreas do país. Unha situación que se produce cada poucos anos e parece que non damos aprendido. Somos parvos?
-Desde o punto de vista político, pode que si sexamos parvos (ri). Temos uns representantes que unha tras outra caen nas mesmas e fano con pleno coñecemento de causa. No 2011 fixeron o mesmo. Había unha seca que prolongaba o período de risco e tamén repregaron o operativo de extinción, reducindo o número de brigadas rápidas para operar contra o lume. Repregaron e ademais anunciaron que ían repregar, o que fixo un efecto chamada para aqueles que andan a prender lume ao monte por diversas motivacións. Consecuencia? Que arderon nas montañas de Ourense e Lugo case 20.000 hectáreas.

E este ano pasou o mesmo. Seca e repregamento de efectivos. Arderon zonas de montaña mais tamén zonas periféricas a grandes núcleos de poboación. Houbo grandes lumes porque o combustíbel que hai no monte é moito e estaba moi seco.

Ou sexa, que todo isto amosa que perante unhas determinadas consecuencias dunha xestión incapaz, incluso desprezativa ante a problemática que iso xera, seguimos a manter os gobernos que xestionan deste xeito as cousas.

“Cos incendios a sociedade galega ten claro que non podemos seguir así (...)  Mais hai unha parte dos partidos políticos que apostan en 60 anos máis de caos”

-A Xunta fala de “terrorismo incendiario”, un relato que xa atopamos nos grandes medios...

-O que fai a Xunta do PP é unha bola de neve. Por unha banda pretende dirixir a política forestal cara a un obxectivo moi concreto e determinado, que é a produción de eucalipto para celulosa, xerando abandono do rural. E por outra banda, cada vez acouta moito máis o uso do lume para chegar a perseguir o delito incendiario até extremos de terrorismo. É dicir, unha incoherencia: o goberno xera políticas de rural que fomentan o despoboamento, porque iso é o que trae a expansión do eucalipto, que despraza outros aproveitamentos. A economía do eucalipto susténtase no abandono do rural. E, ao tempo, meten a sospeita de terroristas a xente que fica no rural e que recorre ao lume como ferramenta cultural.

Fálase moito da prevención mais a prevención depende da ordenación, dunha priorización de usos

-O  eucalipto está no albo como un dos factores dos incendios. Mais reducir toda a casuística do lume ao eucalipto non é reducionismo dun problema máis complexo, onde converxen máis factores?

-Hai factores como a extrema e prolongada seca. Ou o nivel de abandono das posibilidades do rural, que se expresa na preponderancia do eucalipto como alternativa económica. Isto dá lugar a que a periferia dos núcleos de poboación estean dominadas por unha paisaxe do caos, no que medra a matogueira, que coexiste con parcelas recentemente transformadas en eucaliptais, moi perto de núcleos de poboación, vías de comunicación... Iso é unha bomba de reloxaría. Situacións como estas, de cambio da situación climática tradicional, conduce a períodos de máximo risco de incendios e máis prolongados. Aparecen grandes lumes que, ademais, están en ‘interface’, en zonas urbanas, rurais, rururbanas...

Por iso a ordenación de usos é fundamental para poder determinar que prevención vamos levar adiante. Fálase moito da prevención mais a prevención depende da ordenación, dunha priorización de usos. Se non ordenamos os usos polo menos en torno aos núcleos de poboación e vías de comunicación, mal vamos. Ao final, temos un caos, máis abandono do rural e máis expansión dos aproveitamentos económicos que politicamente se deixan como únicos no medio rural porque non se permiten outras alternativas.

O primeiro paso, básico, sería o de que arredor dos núcleos de poboación de vías de comunicación, dos espazos naturais protexidos... hai que facer outra política de monte

-Non queremos que se repita outra vez o acontecido nestes días. Que habería que facer? Que primeiros pasos habería que dar?

-As forzas políticas terían que que poñerse de acordo. Eu creo que a sociedade ten claro que non se pode seguir así, non se pode seguir a gastar por volta de 170 millóns anuais ao ano para soster unha política forestal cuxo principal beneficiario é Ence, porque os pequenos propietarios pouco sacan. Mais hai unha parte dos partidos políticos que apostan en 60 anos máis de caos, de monocultivo forestal, así que vexo difícil ese acordo.

Mais, de habelo, o primeiro paso, básico, sería o de que arredor dos núcleos de poboación de vías de comunicación, dos espazos naturais protexidos, nas paisaxes protexidas... hai que facer outra política de monte. Cal? Eliminar as masas de árbores pirófitas [que arden con facilidade, como o eucalipto], promocionar usos alternativas do monte: gandeiría, frondosas, producións agrarias e hortícolas...

Sunday, October 22, 2017

La era detox, de Ignacio Ramonet

La era detox, de Ignacio Ramonet en Público - Caffe Reggio





Ignacio RamonetDirector de ‘Le Monde diplomatique en español’
El fenómeno se está extendiendo. En nuestras sociedades desarrolladas, un número cada vez mayor de ciudadanos se plantea modificar sus modos de consumo. No sólo de los hábitos alimentarios, individualizados ya hasta tal punto que resulta prácticamente imposible reunir a ocho personas en torno a una mesa para comer un mismo menú. Sino del consumo en general: la vestimenta, la decoración, el aseo, los electrodomésticos, los fetiches culturales (libros, devedés, cedés), etc. Todas aquellas cosas que hasta hace poco se acumulaban en nuestros hogares como señales más o menos mediocres de éxito social y de opulencia (y hasta cierta medida, de identidad), ahora sentimos que nos asfixian. La nueva tendencia es a la reducción, al desprendimiento, al despojo, a la supresión, a la eliminación… En suma, a la desintoxicación. Al detox, pues. Como si comenzara el ocaso de la sociedad de consumo –establecida en torno a los años 1960 y 1970– y entráramos en lo que se empieza a llamar la “sociedad del desconsumo”.
Se podría objetar que las necesidades vitales de consumo siguen siendo inmensas en muchos países en vías de desarrollo o en las áreas de pobreza del mundo desarrollado. Pero esa realidad indiscutible no debe impedirnos ver este movimiento de “desconsumo” que se expande con un ímpetu cada vez más intenso. Por otra parte, un estudio reciente (1), realizado en el Reino Unido, indica que desde el principio de la revolución industrial, las familias iban acumulando bienes materiales en sus hogares a medida que sus recursos aumentaban. El número de objetos poseídos traducía su nivel de vida y su estatus social. Así fue hasta 2011. Ese año se alcanzó lo que podríamos llamar el “pico de los objetos” (peak stuff). Desde entonces, el número de objetos poseídos no deja de reducirse. Y esa curva, en forma de “campana de Gauss” (con aumento exponencial mientras sube el nivel de vida y que luego, después de un periodo de estabilización, desciende en las mismas proporciones), sería una ley general. Hoy se estaría verificando en los países desarrollados (y en muchas zonas opulentas de Estados del Sur), pero mañana también reflejaría la inevitable evolución en los países en desarrollo (China, la India, Brasil).
La toma de conciencia ecológica, la preocupación general por el medio ambiente, el temor al cambio climático y, en particular, la crisis económica del 2008 que con tanta violencia golpeó a los Estados ricos, han influenciado sin duda esta nueva austeridad zen. Desde entonces se han divulgado por las redes sociales muchos casos espectaculares de detox anticonsumista. Por ejemplo, el de Joshua Becker, un estadounidense que decidió hace nueve años, con su esposa, reducir drásticamente el número de bienes materiales que poseían para vivir mejor y lograr la calma mental. En sus libros (Living with Less, The more of Less) y en su blog “Becoming minimalist” (www.becomingminimalist.com/), Becker cuenta: “Limpiamos el desorden de nuestra casa y de nuestra vida. Fue un viaje en el que descubrimos que la abundancia consiste en tener menos”. Y afirma que “las mejores cosas de la vida no son cosas”.
Aunque no resulta fácil desintoxicarse del consumo y convertirse al minimalismo: “Comience poco a poco –aconseja Joshua Fields Millburn, que escribe en el blog TheMinimalists.com–, intente desprenderse de una sola cosa durante 30 días, comenzando por los objetos más sencillos de suprimir. Deshágase de las cosas obvias. Empezando por las que claramente no necesita: las tazas que nunca usa, ese regalo horrendo que recibió, etc.”.
Otro caso célebre de despojo voluntario es el de Rob Greenfield (2), un norteamericano de 30 años, protagonista de la serie documental “Viajero sin dinero” (Discovery Channel) quien, bajo el lema “menos es más”, se deshizo de todas sus pertenencias, incluso de su casa. Y anda por el mundo con sólo 111 posesiones (incluyendo el cepillo de dientes)… O el de la diseñadora canadiense Sarah Lazarovic, que pasó un año sin comprarse ropa y cada vez que tenía ganas de hacerlo, dibujaba la prenda en cuestión. Resultado: un bonito libro de bocetos titulado Un montón de cosas lindas que no me compré (3). También está el ejemplo de Courtney Carver, que propone en su página web Project 333 (https://bemorewithless.com/project-333/), un desafío de bajo presupuesto invitando a sus lectores a vestirse con sólo 33 prendas durante tres meses.
En la misma línea está el caso de la bloguera y youtuber francesa Laetitia Birbes, 33 años, que se hizo célebre por su desafío de nunca más volver a comprarse ropa: “Yo era una consumidora compulsiva. Víctima de las promociones, de las tendencias y de la tiranía de la moda –dice–. Había días en que llegaba a gastarme quinientos euros en prendas… En cuanto tenía problemas con mi pareja o con los exámenes, compraba ropa. Llegué a integrar perfectamente el discurso de los publicitarios: confundía sentimientos y productos…” (4). Hasta que un día decidió vaciar sus armarios y regalarlo todo. Se sintió libre y ligera; liberada de una carga mental insospechada: “Ahora vivo con dos vestidos, tres bragas y un par de calcetines”. Y da conferencias por toda Francia para enseñar la disciplina del “cero basura” y del consumo minimalista.
El consumismo es consumir consumo. Es una conducta impulsiva donde ya no importa lo que se compra, importa comprar. En realidad, vivimos en la sociedad del desperdicio, desperdiciamos abundantemente. Frente a esa aberración, el minimalismo de consumo es un movimiento mundial que propone comprar sólo lo necesario. El ejercicio es simple: hay que mirar las cosas que tenemos en casa y determinar cuáles realmente usamos. El resto es acumulación, veneno.
Dos periodistas argentinas, Evangelina Himitian y Soledad Vallejos, pasaron de la teoría a la práctica. Después de haber vivido como millones de consumidores acumulando sin ningún criterio, decidieron cuestionar su propia conducta. Estaba claro que compraban por otros motivos, no por necesidad. Y se impusieron estar un año sin consumir nada que no fuese absolutamente indispensable y contar con gran talento su experiencia (5).
No sólo se trataba de no consumir sino de desintoxicarse, de liberarse del consumo acumulado. Las dos periodistas empezaron imponiéndose una disciplina detox: cada una tenía que sacar diez objetos al día de su casa durante cuatro meses: 1.200 en total. Tuvieron que descartar, donar, desprenderse, despojarse… Como una suerte de purga, para pasar a ser desconsumistas: “En los últimos cinco años –cuentan Evangelina y Soledad– se encendió en el mundo una luz de conciencia colectiva sobre la manera de consumir. Que es una manera de controlar los abusos del mercado. Porque es también una estrategia para dejar al descubierto los puntos ciegos del sistema económico capitalista. Aunque suene pretencioso es exactamente eso: el capitalismo se apoya en la necesidad de fabricar necesidades. Y para cada necesidad fabrica un producto… Esto es especialmente cierto en los países con economías desarrolladas donde los índices oficiales miden la calidad de vida en sintonía con la capacidad de consumo…”.
Este hastío cada vez más universal del consumo también alcanza al universo digital. Está surgiendo lo que podríamos llamar un digital detox, que consiste en abandonar las redes sociales por un tiempo y por diferentes motivos. Se va extendiendo el movimiento de los “exconectados” o “desconectados”, una nueva tribu urbana compuesta por personas que han decidido darle la espalda a Internet y vivir offline, fuera de línea. No tienen WhatsApp, no quieren oír hablar de Twitter, no usan Telegram, odian Facebook, no sienten simpatía por Instagram y no hay casi ningún rastro de ellos por Internet. Algunos no poseen ni siquiera una cuenta de correo electrónico y, los que la tienen, la abren sólo muy de vez en cuando… Enric Puig Punyet (36 años) doctor en Filosofía, profesor, escritor, es uno de los nuevos “exconectados”. Ha escrito un libro (6) en el que recopila casos reales de personas que, deseosas de recuperar el contacto directo con los demás y consigo mismas, han decidido desconectarse. “La Internet participativa que, mayoritariamente, es la modalidad en la que estamos viviendo, busca nuestra dependencia –explica Enric Puig Punyet–. Al tratarse, casi en su totalidad, de plataformas vacías que se nutren de nuestro contenido, interesa que estemos a todas horas conectados. Esta dinámica la facilitan los teléfonos ‘inteligentes’, que han provocado que estemos constantemente disponibles y nutriendo a la Red. Este estado de hiperconexión conlleva sus problemas que estamos empezando a ver: nos resta la capacidad de atención, de proceso en profundidad e incluso de socialización. Gran parte del atractivo de las tecnologías digitales está diseñado por compañías que desean nuestro consumo y nuestra continua conexión, como sucede con tantos otros ámbitos porque es la base del consumismo. Cualquier acto de desconexión, ya sea total o parcial, debería entenderse como una medida de resistencia que desea compensar una situación que se encuentra descompensada” (7).
El derecho a la desconexión digital ya existe en Francia. En parte como respuesta a los múltiples casos de burnout (agotamiento por exceso de trabajo) que se han producido en los últimos años como consecuencia de la presión laboral (8). Ahora los trabajadores franceses pueden dejar de responder a mensajes digitales cuando termina su jornada laboral. Francia se convirtió así en pionera de este tipo de leyes, pero todavía quedan incógnitas sobre cómo se aplicará esa ley. La nueva norma obliga a las compañías con más de cincuenta empleados a abrir negociaciones sobre el derecho a estar offline, es decir, no contestar e-mails o mensajes digitales profesionales en sus horas libres. Sin embargo, el texto no obliga a llegar a un acuerdo ni tampoco fija ningún plazo para las negociaciones. Las empresas podrían limitarse a redactar una guía orientativa, sin la participación de los trabajadores. Pero la necesidad del digital detox, de estar fuera de las redes y darse un descanso de Internet, queda planteada.
La sociedad de consumo, en todos sus aspectos, ha dejado de seducir. Intuitivamente sabemos ahora que ese modelo, asociado al capitalismo depredador, es sinónimo de despilfarro irresponsable. Los objetos innecesarios nos asfixian. Y asfixian al planeta. Algo que la Tierra ya no puede consentir. Porque se agotan los recursos. Y se contaminan. Hasta los más abundantes (agua dulce, aire, mares…). Y ante la ceguera de muchos Gobiernos, llega la hora de la acción colectiva de los ciudadanos. En favor de un desconsumo radical.
NOTAS
(1) Chris Goodall, “‘Peak Stuff’. Did the UK reach a maximum use of material resources in the early part of the last decade?” http://static.squarespace.com/static/545e40d0e4b054a6f8622bc9/t/54720c6ae4b06f326a8502f9/1416760426697/Peak_Stuff_17.10.11.pdf
(2) https://mrmondialisation.org/rob-greenfield-le-forest-gump-de-lecologie/
(3) http://www.dailymail.co.uk/femail/article-2178944/Sarah-Lazarovic-How-woman-saved-2-000-PAINTING-clothes-wants-instead-buying-them.html
(4) http://www.lemonde.fr/m-perso/article/2017/09/15/consommation-trop-c-est-trop_5186310_4497916.html
(5) Léase Evangelina Himitian y Soledad Vallejos, Deseo consumido, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2017.
(6) Enric Puig Punyet, La gran adicción. Cómo sobrevivir sin Internet y no aislarse del mundo, Arpa editores, Barcelona, 2017.
(7) http://www.bbc.com/mundo/noticias-39216905
(8) En 2008 y 2009 hubo 35 suicidios en una compañía como France Telecom (ahora Orange). También los hubo en Renault. Desde el 1 de enero de 2017, la ley permite al asalariado de una empresa de más de cincuenta empleados no contestar e-mails fuera del horario de trabajo.

Galiza berra “Nunca Máis” contra os lumes e contra a depredación do país - SOCIAL - Sermos Galiza - Diario de intereses galegos

Galiza berra “Nunca Máis” contra os lumes e contra a depredación do país - SOCIAL - Sermos Galiza - Diario de intereses galegos





[Imaxes: RP, Adega e Galiza Contrainfo]

[Imaxes: RP, Adega e Galiza Contrainfo] 





ADEGA2


[ACTUALIZADA ÁS 15H] Na mañá do domingo volveu emerxer en Compostela o país de Nunca Máis, a esperanza e dignidade do pobo contra as políticas que destrúen Galiza. Foi na masiva mobilización convocada para protestar contra a Lei de Depredación e contra os incendios e a política forestal da Xunta de Galiza.



Unha maré de persoas percorreu na mañá do domingo as rúas de Compostela convocada pola Plataforma contra a Lei de Depredación de Galiza –a Lei de Fomento de Iniciativas Empresariais impulsada polo PP desde o Goberno galego–. A mobilización, que inicialmente estaba dirixida a protestar contra a citada normativa, vinculouse posteriormente cos incendios, após a vaga da semana pasada que queimou máis de 35 mil hectáreas e deixou catro persoas falecidas. Precisamente, o momento máis emotivo da xornada foi o do sobrecolledor minuto de silencio polas vítimas.



 GZCONTYRAINFO


“Feijóo dimite, Galiza non te admite”, “Feijóo escoita, Galiza está en loita” ou “Feijóo dimisión, Tahoces a prisión” foron algunhas das consignas máis coreadas na manifestación que ateigou as rúas de Santiago de Compostela na mañá do domingo. Así, o presidente da Xunta, Alberte Núñez Feijóo, situábase albo das críticas de quen reclamou responsabilidades políticas e de quen denunciou a política forestal do Goberno galego baixo o lema “Lumes Nunca Máis”.







AGZCONTRINAFO 2 manifestación partiu pasadas as 12h da Alameda de Santiago cara á praza da Quintana, onde varios brigadistas, coas súas roupas de traballo, espertaron a ovación das persoas asistentes baixo os berros de “Nunca Máis” e o lema “Con este goberno imos ao inferno”. O director de teatro Quico Cadaval foi a persoa encargada de conducir o acto. Mostra da retranca que o caracteriza, o artista pediu a aplicación do artigo 155 da constitución española ao Goberno da Xunta “pola súa manifesta competencia”.







Tamén tomou a palabra Paulo Carril, un dos integrantes da plataforma e secretario xeral da CIG, quen centrou as críticas nun modelo económico que “non aposta no desenvolvemento económico e social, senón que pretende un modelo baseado no espolio, a depredación e a ruína do pobo galego”. Cargaba, así, contra o “modelo industrial colonial” que dá “renda solta” aos fondos de investimento e poderes económicos”.







DMvW31QWAAADS3PA continuación, Carril asegurou que a lei “asenta” a política de “eucaliptización e de abandono do rural”. Denunciou, a continuación, a política forestal da Xunta de Galiza e esixiu a demisión de Feijóo, “nesta catástrofe hai responsábeis e son os membros do PP”, advertiu.







Partidos políticos







Na mobilización, participaron colectivos ecoloxistas, sindicatos, persoal do dispositivo contra os incendios e representantes das formacións políticas En Marea e BNG. Luís Villares, portavoz de En Marea, afirmou en declaracións aos medios que “se a Feijóo lle quedaba algo de reputación como xestor, queimouna durante estes días”.







Ana Pontón, portavoz nacional do BNG, cualificou de “pirómana” a política forestal da Xunta, ao considerar que favorece “a actividade incendiaria”. A nacionalista tamén lle pediu ao Executivlo de Feijóo que “asuma as súas responsabilidades”.CONTRAINFO







Tamén asistiron o líder de Anova, Antón Sánchez, xunto o alcalde de Santiago, Martiño Noriega, e o ex portavoz nacional de Anova, Xosé Manuel Beiras, que acusou o PP de ser “o gran culpábel dos incendios” por promover empresas que “controlan a utilización da madeira e que queren a eucaliptización de Galiza”.







A Lei de Depredación, un retroceso







gz vontrainfoA proposición de lei aprobada na terza feira no Parlamento cos votos do Partido Popular e co rexeitamento da oposición implica importantes repercusións nos sectores vinculados á actividade industrial do país, así como no marco lexislativo que regula a protección do patrimonio natural e os prazos de información e exposición públicas.







Nada máis darse a coñecer o contido da proposta –en pleno mes de agosto– espertáronse fortes resistencias por parte dun nutrido grupo de colectivos relacionados co ecoloxismo e coa protección do patrimonio, que denuncian que a lei abre a barra libre aos intereses das grandes empresas, pois dinamita os controis e garantías.







ADEGA2Colectivos que forman parte da plataforma, como Contraminacción, denunciaron que se esta lei chega a existir anos antes “non tería sido posíbel frear atentados ambientais como o proxecto de mina de Corcoesto, a extracción de feldespatos da Limia ou mesmo impedir a Lei de Acuicultura”.







Adega, pola súa banda, sinala que a lei “reduce até a mínima expresións as xa cativas limitacións existentes para protexer o noso medio ambiente, patrimonio ou os intereses sociais”.







O texto modifica leis de calado como a da minaría, a do sector eólico, a de augas ou a do solo en aras de beneficiar proxectos industriais que, denuncia a plataforma, prexudican Galiza.





Wednesday, October 04, 2017

Catañoles v.s. espalanes: episodios nacionais

Catañoles v.s. espalanes: episodios nacionais | Ollaparo. O universal é o local sen muros



Catañoles v.s. espalanes: episodios nacionais

por Rafael Cid


O oculista recomendoume 10 utopías en cada ollo
 (Escrito nun marcador de pàxinas)
Afirman que nas guerras a primeira vítima é a verdade. O contencioso catalán-español, e viceversa, a primeira vista non se apresenta como unha batalla cainita. Todo o contrario, alomenos por parte dos “indignados”, a causa que os identifica está a ser defendida maioritariamente coas armas da paz, a razón, a paciencia e a palabra. Mediante un exemplar exercizo de civismo democrático. Con todo, o conflito tamén se vive como unha confrontación. Nós e eles (e non me refiro ao vergoñoso, infame e chanceiro “a por ellos!”, coreado por quen en principio tiñan a obriga  legal en contra). O signo da división apréciase na súa percepción, propiciada temerariamente polos medios de comunicación convictos, como unha segmentación de bandos na sociedade civil.
Así, segundo a catequese dominante, dun lado  un primeiro bloco formado polos do “Non” xunto aos do “Así non”, e na beira oposta os do “Si” e os do “E por que non”. Sen máis complexidades nen matices, a eito. Branco e  preto, fora grises. Abonda vermos os arreos que se atribúen a cada banda.
O grupo do “Non”+  “Así non” a insería  no seu popurrí :
-O “partido máis corrupto de España” e ao seu goberno estatal.
-O Ibex 35.
-A Marca España.
-Os que defenden aplicar o artigo 155 da Constitución.
-Quen subscribiron á reforma exprés do 135 sobre o pago da débeda si ou si.
-O consorcio Présa e asimilados.
-O PSOE de Pedro Sánchez
– Cidadáns.
-A esquerda da clase obreira.
-CCOO e UXT, sección vila e corte.
-Os partidos comunistas da internacional proletaria.
-Os de ” A por ellos, oe, oe, oe!
-Os habitantes das grandes cidades.
-Os cidadáns de rendas máis baixas.
-Os parados e pensionistas.
-Os charnegos.
-Os que subordinan a pluralidade á unidade.
-O grupo de 200 profesores de universidade que clama contra o referendo-trampa, encabezado polo filósofo Fernando Savater, o noutro tempo famoso ácrata do Panfleto contra o Todo.
-Algúns solventes anarquistas avant a lettre (Amorós, Ibáñez, Alberola, agás erro ou omisión)
E nas antípodas do “Si” + “E por que non”, segundo o mesmo patrón de casting, situaríase a caldeirada composta por:
-O tecido social rural.
-Os universitarios fillos de papá.
-Mediapro e os seus afluentes.
-Os que afirman ao “partido máis corrupto de Catalunya” e o seu govern nacionalista.
-A cidadanía máis próspera economicamente.
-Os que blasonan de sete apelidos oriúndos.
-Un sector de curas e bispos que fan cruzada da estreleira.
-Os hackers prorrusos
-Moitos alcaldes de pobos.
-Numerosos colectivos de gandeiros e agricultores.
-O sindicalismo vernáculo.
-A tropa abaixofirmante da carta aberta de 70 intelectuais norteamericanos prol dereito a decidir, presidida por Noam Chomsky, o librepensador que un día acreditou en Hugo Chávez e a súa revolución bolivariana.
-Os que se saltan a legalidade e a constitución.
-Libertarios sen denominación de orixe.
-A Federació Anarquista de Catalunya, CNT, Embat, CXT-CAT e CXT, con problemas.
-Partidarios do dereito de autodeterminación.
-E quen senten a pluralidade como crisol da unidade.
Con certeza, esta é unha ridícula extrapolación da realidade, un perfecto sen sentido. Algo pedestre, onde calquer parecido co existente é pura arbitrariedade. Unha babélica estupidez plena de agravios comparativos. Loxicamente, cando este esquema doutrinario de primeiros auxilios e casa-cuartel chega a trepanar conciencias, os seus efectos poden ser devastadores. Porque de acreditar esa xerga podería considerarse que o Estado español mutou súbitamente cara ao malvado abstencionismo. A río revolto…
Porén, onde se viviu con máis densidade o impacto do “desafío catalanista” foi entre o rico e complexo colectivo libertario. Un movemento de raizame autoxestionaria que ten por organizacións máis representativas ás centrais sindicais CNT e CXT, confederacións de organismos autónomos ambas, cuxa principal diferenza na práctica é que unha (CNT) non participa no eleitoralismo do mundo laboral, mentres a outra (CXT) se exercita alí o seu dereito a decidir, aínda que o faga con restricións de procedemento e cautelas respecto das súas consecuencias. En realidade trátase dunha trasmigración das dúas almas que acompañaron ao anarcosindicalismo desde a súa aparición na esfera pública a principios do século xx.
Votar ou non votar, esta é a cuestión que conmocionou ao sempre diverso e axitado movemento libertario ante o procés constituent con chupinazo o 1-Ou. Ben enxergado que este hashtag partía dunha sospeita que precisaba previa verificación : na presente conxuntura, estar a favor do dereito a decidir, vulgo referendo, equivale a votar a favor dun goberno ou opción política determinada? Ou consiste nunha maneira de facilitar que amplas capas da poboación abracen o que hai de paideia democrática na súa cota de experiencia autoxestionaria? E unha última cuestión, procurando unha confluencia de fondo entre as anteriores perspectivas: a desobediencia civil, a resistencia antiautoritaria, con risco de sufrir cárcere e multas, implica asumir o algoritmo da submisión se a súa operativa é sobre un feito concreto e non sobre o dereito a decidir de todo, ipso facto”.
Estas cuestións foron avaliadas con rotundidade por un dos nosos colegas máis espelido, xeneroso e comprometido. Falo do contribuido por Tomás Ibáñez en senllos artigos publicados recentemente  en “Rojo y Negro” sob o título “Perplexidades intempestivas” (o 27-S) e “Perplexidades nº 2 (e algunhas certezas) en vésperas do 1º de Outubro” (o 29-S). Polo rigor e o talante aberto (e non como outros expoñentes sobrevindos que esgrimen a herética do insulto, o desprezo e o supremacismo ideolóxico para linchar aos seus adversarios), a súa crítica do procés ofrece unha espléndida oportunidade para unha fecunda reflexión sobre as posicións avanzadas.
Afirma Tomás:
Que puido acontecer para que algúns dos sectores máis combativos da sociedade catalá pasasen de “arrodear o Parlament” no verán do 2011 a querer defender as Institucións de Catalunya en setembro do 2017?
Que puido ocorrer para que eses sectores pasasen de plantar cara aos mossos d’escuadra na praza Catalunya, e de recriminarlles animaladas, como as que padeceron Esther Quintana ou Andrés Benítez, a aplaudir agora a súa presenza nas rúas e a temer que non teñan plena autonomía policial?
Formulacións impecables na súa literalidade, en canto expoñente fiel dunha realidade. O que non impide enmarcar no seu contexto preciso os asuntos enunciados. Evitando caer na tentación de facer unha interpretación de parte do alí exposto ou incorrer no vicio do presentismo que actualiza en tempo real acontecementos e circunstancias doutros momentos. Por exemplo:
-Parece complicado asegurar, mesmo desde a asimetría, que (algúns) sectores que cercaron o Parlament en 2011 pasasen seis anos despois a defender as institucións de Catalunya. Tampouco que ese hipotético transvasamento supoña indefectiblemente defender indiscriminadamente a súa arquitectura legal (as institucións), polo demais dinamitada coas leis de Transitoridade e do Referendo para alumar unha República onde antes había un fiel vástago da Monarquía do 18 de xullo.
-En canto ao tema dos mossos, non dúbida cabe de que o colectivo policial segue intacto. Impasible el ademán. É o mesmo hoxe que entón. Mas non así os seus mandos políticos. De seu, un dos sucesos non documentado na cita de referencia, a ?morte accidental? da moza Patricia Heras e as torturas en dependencias policías de membros do colectivo okupa, feitos narrados no documental Ciutat Morta, orixináronse en 2006, sendo responsable de Interior un membro do tripartito de esquerda, o dirixente de ICV-EUIA Joan Saura, e alcalde de Barcelona Joan Clos do PSC. Os outros dous casos mencionados (Quintana e Benítez) son atribución directa do goberno presidido por Arthur Mas, o president que necesitou entrar en helicóptero no Parlament o 17 de xuño de 2011 e foi desaloxado do sitial por imposición da CUP o 9 de xaneiro de 2016.
Porén, sen dúbida, desde a perspectiva libertaria o que pode merecer máis interese é a equiparación que se establece entre ?votar? e apoiar o “referendo”. Ibáñez exprésao sen reviravoltas na súa relación de cargos: “que aconteceu para que certos sectores do anarcosindicalismo pasasen de afirmar que as liberdades nunca se conseguiron votando a defender agora que se dea esa posibilidade á cidadanía”. E aventura respostas de indubidable calado, como atribuír a conxuntura a “a instalación da dereita no goberno español coas súas políticas autoritarias e os seus recortes de liberdades” e ao “extraordinario pulo do sentimento nacionalista”. Para concluír na mesma liña de convicción que “cando un movemento de loita insire un importante compoñente nacionalista (?) as posibilidades de mudanza de carácter emancipatorio son estritamente nulas”, sentenciando que “eses procesos sempre irmanan aos explotados e aos explotadores en favor dun obxectivo que nunca é o de superar as desigualdades sociais?.
Mais unha vez aquí voltamos ao cerne do debate. “Votar” e “nacionalismo”. Principios que poucos anarquistas abrazarían sen desvirtuarse. Outra cuestión é debullar se eses compañeir@s e organizacións involucrados no procés desexan “votar en clave nacionalista, e ademais se ese “votar” equivale axiolóxicamente a “escoller” para ser gobernado. E aquí haberá que admitir a posibilidade de que a formulación exposta peque de ríxido, menosprezando que o suxeito político postule o dereito de autodeterminación e a súa consecuente dose de autoxestión nunha secuencia ética de medios e fins. Algo que afunde as súas raíces éticas e intelectuais en Kant, Bakunin e o vixente Pacto Internacional de Dereito Civís e Políticos (artigo 1), pautas nada despreciables desde unha concepción de radicalidade democrática.
Un troquel repetido nalgúns dos momentos estelares da historia do movemento libertario español, independentemente da valoración que eles nos merezan a cada cal. Cito a mobilización electoral da CNT en 1931 que contribuíu á caída da Monarquía e á chegada da Segunda República (burguesa, por suposto), tamén desde o plebiscito municipalista, e mesmo a participación directa de CNT-FAI no primeiro goberno da Fronte Popular. Aspectos ambos que para nada impediron que logo o movemento libertaria tratase de profundar o leito de liberdades e dereitos aberto nese cambio de ciclo político, chegando mesmo a combater ao réxime polas armas e a revolución social (Insurrecció Alt Llobregat,Casas Viajes, Asturias, etc.). Precisamente, nese período histórico o catalanismo insurxente tiña firmes alianzas coa esquerda de base traballadora. Como se demostraría á hora de rexeitar o alzamento franquista de Barcelona, grazas á unión nas barricadas das forzas ás ordes da Generalitat (garda civil, gardas de asalto e mossos) e os homes e mulleres do movemento libertario.
A segunda versión das “perplexidades” insiste e desenvolve estes conceptos desde o terreo das certezas. Así, a moi cuestionabel utilidade dun “unirreferéndum que só inclue o dereito a decidir se se expresar en clave nacional”; o sensentido de “chamar mobilización, cousa ben positiva, a chamar acudir ás urnas e a participar no referendo”; e a incoherencia de “pretender facer saltar polo ar a legalidade española (?) se for realizada sob a proteción de outra legalidade instituída”. Aquela épica substanciada na prescrición “a revolución non será televisada”.
Mesmo, situándose alén do 1-Ou, o argumentario prognostica un efecto bumerán desastroso. “O nacionalismo español sairá reforzado, o cal podería dar ás á extrema dereita”, onde liñas arriba quedaba consignado que “o que é obvio é que o PP xa está enfraquecido notabelmente, tanto na esfera internacional, como en Catalunya e en certos sectores da opinión pública”. Quer dicer, un bálsamo de Fierabrás que resucitase ao moribundo Mariano Rajoy, que a pesar de todo continua a ser o favorito da maioría eleitoral española.
Remato. Acredito honestamente que non estamos ante posicións incompatibeis e moito menos irreconciliabeis, senón fronte actitudes ditadas por análises discrepantes da realidade circundante, con toda a complexidade que a valoración do kairós de cada observador leva. Acho que se houber quen facilitara un debate sereno, solvente e con altura de miras, o resultado das experiencias confrontadas podería ser de enorme importancia para reafirmar iso que o propio “relator” Tomás Ibáñez ten definido como “anarquismo en movemento”. E para resumilo nun par de frases, faría man de dúas expresións do escritor portugués Miguel Torga que compendian o miolo do debate. A primeira di: «a única maneira de ser livre diante do poder, é ter a dignidade de o não servir» . A segunda: “o universal é o local sem paredes”. Ambas e dúas  interrogan á montaña desde ángulos distintos. Unha dende o cumio e outra a rente.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...