Saturday, March 31, 2018

1 de abril de 1939. No hagamos memoria, hagamos Historia | Periodistas en Español

1 de abril de 1939. No hagamos memoria, hagamos Historia | Periodistas en Español



La victoria de los franquistas tras la batalla del Ebro significaba la destrucción casi definitiva del enemigo y despejaba su avance hacia Cataluña. Y así es, en efecto, pues a finales de enero de ese año 1939 los ejércitos de Francisco Franco llegan a Barcelona, camino de la frontera con Francia, poco antes de proceder a la ocupación de los pasos gerundenses hacia el país vecino que van desde Puigcerdá hasta Portbou.
A los defensores de la República a penas les quedan territorios en el centro de la Península y en el sur. Pocos. Es así que la ofensiva franquista de los meses de febrero y marzo es un avance hacia el final del conflicto, decidido y certero.
Si el Gobierno republicano del socialista Juan Negrín intentó por todos los medios a su alcance, escasos, prolongar el conflicto hasta el más que probable estallido de la Guerra Mundial que se acercaba como un cohete más rápido que el avance franquista, en los primeros días de marzo la realidad del interior de su propio bando le vino a dar la espalda: en Madrid se había creado el autodenominado Consejo Nacional de Defensa, a la cabeza del cual estaba el jefe del Ejército del Centro, el coronel Segismundo Casado, quien destituyó al jefe del ejecutivo republicano como medida previa para negociar una paz honrosa con Franco, no sin antes verse obligado a enfrentarse militarmente en la capital con los partidarios de resistir hasta el final, sabedores de la inclemencia del jefe de los sublevados.
Pero la paz no llegó, y no llegó porque no hubo acuerdo de paz. Hubo rendición y Victoria con mayúscula. El triunfo de los valores diametralmente opuestos a aquellos que habían inspirado las jornadas de alegría colectiva de abril de 1931, el triunfo de la autocracia personalista ultraconservadora, antiliberal y antidemocrática, revanchista y represiva. Los franquistas entraban el 28 de marzo en Madrid y tres días después no quedaba un solo metro cuadrado sobre el que alguna autoridad contraria a Franco pudiera hacer valer su mando. Con el famosísimo bando de guerra postrero, el 1 de abril la guerra había terminado.
1ABR1939 parte final guerra FrancoEse día 1 del mes abril del año 1939, el general Franco firma el último parte oficial de guerra, que dice como se sabe aquello de “En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”. La Guerra Civil española finaliza con la victoria de quienes se sublevaron en julio de 1936, y dará como resultado la inmediata derrota total del orden constitucional republicano y del intento de establecer una verdadera democracia, así como la implantación de un régimen dictatorial unipersonal con la figura de Franco como cabeza directora y visible. Décadas después del final del conflicto fratricida las heridas siguen abiertas, si bien la Transición a la democracia que siguió al fallecimiento del general Franco se cimentó sobre el avasallador deseo y el espectacular consenso de abolir las intenciones de considerar disputas políticas a las represiones ejercidas en ambos frentes y durante la dictadura.
El texto anterior es una adaptación de algunos pasajes de mi libro El franquismo (Sílex ediciones, 2015).
franco con beneficiarios
Tres años después de mi libro dedicado al franquismo vuelvo a reflexionar sobre aquel primer día de abril del año 39:
El día 1 del mes de abril del año 1939 España estaba en guerra consigo misma. O mejor, ya no lo estaba, porque la rendición de aquella España daba fin a la guerra que durante casi tres años había hecho de ella, de España, de la España toda, una vil escenificación de la vida reducida a los escombros de la infamia. El día 1 del mes de abril del año 1939 cesaba la guerra pero no acababa la guerra, cesaban los disparos a un lado y a otro de una frontera de odio pero no cesaban los disparos todos. Todos no. Aún quedarían los muchos disparos que iban a matar a muchos derrotados y los pocos disparos que iban a disparar los héroes tiritando de los montes resistentes a la dictadura vencedora. El día 1 del mes de abril del año 1939 es el día del más famoso parte de la guerra que comenzó a evidenciar algo muy sencillo: quienes habían ganado TODO habían derrotado a quienes habían perdido TODO.

Thursday, March 29, 2018

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”
Manuel Blanco Chivite, durante la entrevista sobre las torturas de 'Intxaurrondo'. ÁLVARO MINGUITO


Esta entrevista sobre las torturas está incluida en #LaMarea55, que puedes comprar en kioscos y en nuestra tienda online. Puedes suscribirte aquí.
La narración más sorprendente y admirable sobre la tortura que he leído es un libro llamadoIntxaurrondo. Lo escribió Ion Arretxe (Rentería, 1964) y lo publicó Manuel Blanco Chivite (San Sebastián, 1945) en El Garaje Ediciones. Chivite dice que lo último que hizo en su editorial fue descubrir “el enorme talento” de Arretxe. A Ion lo torturaron durante días en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo. A Manuel Blanco Chivite, en “los despachos” de la Brigada Político Social franquista. Esta conversación podría haber sido con Arretxe, pero Arretxe murió en marzo de este año.
Cuando leí Intxaurrondo pensé que nunca había leído algo semejante sobre la tortura, esa forma de enfrentar violencia y dolor con inteligencia.
Él solía decir que había tardado 30 años en poder escribirlo. No en contarlo, porque en realidad, él contó lo que le había sucedido en Intxaurrondo en cuanto salió de la cárcel. Lo hizo inmediatamente: en el mismo hotel donde se hospedó para esperar a que su hermana llegara a recogerle, encontró a dos chicas desconocidas. Él les preguntó si se hospedaban en el hotel, le respondieron que sí, y resultó que eran de Bilbao. ¿Os puedo contar una cosa que me ha pasado?, les preguntó. Y les contó las torturas.
Y luego necesitó 30 años más para poder contarlo de otra manera.
Luego lo contó muchas veces, incluso al juez, que no le hizo ni puto caso. Pero tardó 30 años en escribirlo. Necesitó ese distanciamiento para, digamos, superar el trauma, o los elementos de rabia, viscerales… Para alcanzar la obra de arte, la estética.
¿Una forma de superación?
Él decía: “Yo ahora veo a aquella gente [a los torturadores] como cuando se mira el espejo retrovisor en un coche que avanza hacia delante, ahí los veo, cada vez más pequeños, atrás y pequeños”.
Ese distanciamiento le permite jugar con el elemento del humor, que haya humor. En la situación más dramática hay humor, como el momento en el que se inventa un comando o un zulo solo para que le den un pitillo.
El humor está en la escena en sí, y no digamos ya en la prosa, pero en lo que sucedió. Él se va inventando sobre la marcha porque quiere evitar el dolor… se inventa un zulo, un comando, se inventa no sé qué armas… y ellos poco a poco se van dando cuenta hasta que le dicen “coge esa pistola” y no sabe coger el arma, porque ni siquiera había hecho la mili.
Sí, humor, pero las torturas que describe son siniestras.
Para empezar, le meten en un saco y lo envuelven con cinta de precinto como una momia y le dejan fuera del saco la cabeza y las manos. Rasgan el envoltorio para sacar las manos porque al introducirlo en el río para ahogarlo, la coloración de las uñas da información sobre si está a punto de morir o no. Para controlar el terror y la muerte. El hombre es como una momia con las manos a los costados sueltas. Entonces lo introducen en un río, así, durante la noche, que es como probablemente murió Mikel Zabalza esa misma noche. Lo que hay en él es una superioridad humana, insisto, humana.
Esa superioridad humana frente al torturador la muestra sin mostrarla.
La expone, está ahí, solo eso, no hace panfleto, no hace política, por así decirlo. No hace más que narrar, y lo que se percibe es la superioridad humana de un hombre que está ahí sometido a esa tortura y en un momento dado se inventa lo que sea. Y ese invento tiene un aire de retranca.
Leyendo a Ion desaparece la suposición de inteligencia en el torturador, queda solo la obediencia animal.
Es la obediencia debida. Si uno lee los protocolos de la tortura de la Inquisición, son exactamente los mismos que los de la Brigada Político Social franquista. Y los mismos que la tortura en la actualidad, en este Estado monárquico. Consiste en lo siguiente: Nos obligas a hacerlo. Cuéntanos lo que nos tienes que contar y ya está, pero no nos obligues… Nos vas a obligar a hacer esto. Nos vas a obligar a hacer esto. En los protocolos de la Inquisición era lo mismo. Se decía: y si insiste el interrogado en no contar la verdad, y se produce derramamiento de sangre, la responsabilidad de este derramamiento o muerte será del interrogado.
Ha dicho “en la actualidad”.
Lo terrible es que, en los últimos 20 años, en este mundo en el que vivimos, la tortura no solo no ha disminuido, sino que ha aumentado.
¿Por qué no hablamos de ello?
Porque hay una parte de la población amplísima que la acepta, e incluso que la pide. No contra ellos, sino contra quienes considera sus enemigos.
¿De verdad cree que la piden?
Lo creo de verdad porque lo he oído pronunciar en voz alta. Pero no en público, cuidado… Y porque se vota insistentemente a partidos que ejercen la tortura.
¿En qué ámbito lo ha oído?
Pues hasta en un bar de menú del día, vamos. Y también lo he oído en algún gabinete de prensa de algún partido que tiene diputados. Es más, Intxaurrondo no se ha reprobado socialmente. En el campo del periodismo, los periodistas de determinados medios, los que podríamos llamar periodistas policía, que hay muchos, están perfectamente al cabo de la calle de las torturas que se han hecho en este país, desde la Brigada Político Social hasta Intxaurrondo o en los años 80 o 90 o 2000. Lo saben perfectamente.
¿Y por qué lo callan?
Lo ocultan porque lo aprueban y lo callan porque lo aprueban. Quien calla la existencia de la tortura no lo hace porque cree que no existe, sino porque conscientemente la oculta. No hay nadie, nadie en España, ninguna persona con un oficio o profesión pública de información que no sepa que en España se ha torturado y que se siguen dando casos de tortura hoy en día. Y aquellos que lo niegan lo hacen por ocultamiento, un deseo consciente de ocultamiento y en muchísimos casos por sus propias relaciones de interés con los gabinetes de prensa de los cuerpos y fuerzas del Estado… del Estado, un nombre perfecto, no de la sociedad.
¿Por qué los grupos políticos no insisten en que salga a la luz?
Porque la sociedad está a favor de la tortura.
¿A favor o no quiere verla?
A favor, Cristina, a favor… Y no quiere verla porque está a favor. Es una relación hipócrita como otra cualquiera, como la señora que sabe que el marido viola a la hija y no quiere verlo.
Entiendo, se refiere a algo comparable a la violencia machistaDe alguna forma hasta ahora no se ha permitido que se vea.
Es cierto que no se ha permitido. En el caso de la tortura, quienes no lo han permitido son la primera línea que la aprueba y la ejerce. En sus ámbitos gubernamentales la ejerce. Luego está el sector de “el ciudadano que vota”, que piensa que los aparatos armados del Estado tienen que cumplir unas funciones y ahí está la educación del cine, las series, la literatura, donde dicho cumplimiento les exige determinadas actividades moralmente reprobables pero necesarias para nuestra seguridad. Ahora mismo mientras hablamos se están produciendo muertes bajo tortura en Siria, en Irán, en Paquistán, en Marruecos, en Afganistán, Israel… y en todos estos países se están produciendo desapariciones bajo tortura.
Permítame que vuelva a la comparación con la “institucionalización” de los millones de mujeres torturadas en hogares y burdeles. Se escapa al delito/castigo.
Se escapa del vaso. El vaso esencial donde radica la tortura es en los aparatos del Estado. Además, hoy son tan numerosos… y de ahí se expande a la sociedad. Hay una hipocresía de no aceptación de la violencia.
Y una herencia…
La tortura forma parte de la cultura de la represión en España. Hay que tener en cuenta que la dictadura fue económica. Los militares solo se pusieron en marcha cuando los March, los Urquijo, etc., soltaron el dinerito.
Y manteniendo eso intacto se mantiene una forma de violencia constante contra una gran parte de la población.
En el franquismo, desde fines de los 50 se produce una reconversión general de la economía y se desplaza de la España agrícola a las grandes ciudades entre 6 y 8 millones personas. Hay que ver cuántos de ellos, en lugar de irse al andamio o a Alemania, deciden meterse en la Guardia Civil o en la Brigada Político Social […]. Estoy hablando del perfil humano del torturador. Es un tipo repugnante. En el mejor de los casos, un psicópata. En el mejor de los casos… Se trata de un castigo en términos de poder social. Placa y pistola: la placa es impunidad y la pistola poder. Es un acceso al poder por la vía rápida.
¿Cabe la posibilidad de que la tortura no deje mella?
Sí que dejaron mella en Ion. Lo que ocurre es que fue capaz de sanar. Me recuerda a algo que decía Virginia Woolf, que el gran escritor se desprende de las mellas, de la visceralidad, de lo inmediato para profundizar en lo que quiere decir. Para hacer universal su discurso. Para hacer arte, en definitiva. Es interesante en Intxaurrondo lo que tarda Arretxe en estar en disposición de escribir algo tan estremecedor y al mismo tiempo tan humano y profundo. Es porque el tiempo le ha dado sabiduría, distancia, y es importante, muy importante, la inteligencia.
A usted le torturaron hace 42 años.
Sí, pasé por los despachos de la Brigada Político Social, y no, no lo pasé muy bien. Pero uno no puede vivir toda la vida en la tortura. De la misma forma que si una ha salido de un campo de concentración no puede instalarse toda la vida ahí.
Entonces la grandeza de Ion es que es capaz de sublimarlo y hacer arte con ello.
No es una escritura terapéutica si no artística. Cuando sale y se lo cuenta a esas dos desconocidas ya inicia, de forma espontánea, una cura por su cuenta. En el caso de Ion como en el de muchos más, hay una opción por la vida.
E imagino que un ejercicio individual, íntimo.
Sí. Es un ejercicio individual, tiene un componente social, pero es un ejercicio fundamentalmente individual. Por ejemplo, yo hice mía la idea de Ion del retrovisor, de ver cómo esas personas se van haciendo cada vez más pequeñas, quedan atrás y uno avanza.
*La foto de Ion Arretxe incluida en este artículo fue realizada en diciembre de 2015 por Álvaro Minguito

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”

“Hay una parte de la población amplísima que acepta la tortura, e incluso la pide”
Manuel Blanco Chivite, durante la entrevista sobre las torturas de 'Intxaurrondo'. ÁLVARO MINGUITO


Esta entrevista sobre las torturas está incluida en #LaMarea55, que puedes comprar en kioscos y en nuestra tienda online. Puedes suscribirte aquí.
La narración más sorprendente y admirable sobre la tortura que he leído es un libro llamadoIntxaurrondo. Lo escribió Ion Arretxe (Rentería, 1964) y lo publicó Manuel Blanco Chivite (San Sebastián, 1945) en El Garaje Ediciones. Chivite dice que lo último que hizo en su editorial fue descubrir “el enorme talento” de Arretxe. A Ion lo torturaron durante días en el cuartel de la Guardia Civil de Intxaurrondo. A Manuel Blanco Chivite, en “los despachos” de la Brigada Político Social franquista. Esta conversación podría haber sido con Arretxe, pero Arretxe murió en marzo de este año.
Cuando leí Intxaurrondo pensé que nunca había leído algo semejante sobre la tortura, esa forma de enfrentar violencia y dolor con inteligencia.
Él solía decir que había tardado 30 años en poder escribirlo. No en contarlo, porque en realidad, él contó lo que le había sucedido en Intxaurrondo en cuanto salió de la cárcel. Lo hizo inmediatamente: en el mismo hotel donde se hospedó para esperar a que su hermana llegara a recogerle, encontró a dos chicas desconocidas. Él les preguntó si se hospedaban en el hotel, le respondieron que sí, y resultó que eran de Bilbao. ¿Os puedo contar una cosa que me ha pasado?, les preguntó. Y les contó las torturas.
Y luego necesitó 30 años más para poder contarlo de otra manera.
Luego lo contó muchas veces, incluso al juez, que no le hizo ni puto caso. Pero tardó 30 años en escribirlo. Necesitó ese distanciamiento para, digamos, superar el trauma, o los elementos de rabia, viscerales… Para alcanzar la obra de arte, la estética.
¿Una forma de superación?
Él decía: “Yo ahora veo a aquella gente [a los torturadores] como cuando se mira el espejo retrovisor en un coche que avanza hacia delante, ahí los veo, cada vez más pequeños, atrás y pequeños”.
Ese distanciamiento le permite jugar con el elemento del humor, que haya humor. En la situación más dramática hay humor, como el momento en el que se inventa un comando o un zulo solo para que le den un pitillo.
El humor está en la escena en sí, y no digamos ya en la prosa, pero en lo que sucedió. Él se va inventando sobre la marcha porque quiere evitar el dolor… se inventa un zulo, un comando, se inventa no sé qué armas… y ellos poco a poco se van dando cuenta hasta que le dicen “coge esa pistola” y no sabe coger el arma, porque ni siquiera había hecho la mili.
Sí, humor, pero las torturas que describe son siniestras.
Para empezar, le meten en un saco y lo envuelven con cinta de precinto como una momia y le dejan fuera del saco la cabeza y las manos. Rasgan el envoltorio para sacar las manos porque al introducirlo en el río para ahogarlo, la coloración de las uñas da información sobre si está a punto de morir o no. Para controlar el terror y la muerte. El hombre es como una momia con las manos a los costados sueltas. Entonces lo introducen en un río, así, durante la noche, que es como probablemente murió Mikel Zabalza esa misma noche. Lo que hay en él es una superioridad humana, insisto, humana.
Esa superioridad humana frente al torturador la muestra sin mostrarla.
La expone, está ahí, solo eso, no hace panfleto, no hace política, por así decirlo. No hace más que narrar, y lo que se percibe es la superioridad humana de un hombre que está ahí sometido a esa tortura y en un momento dado se inventa lo que sea. Y ese invento tiene un aire de retranca.
Leyendo a Ion desaparece la suposición de inteligencia en el torturador, queda solo la obediencia animal.
Es la obediencia debida. Si uno lee los protocolos de la tortura de la Inquisición, son exactamente los mismos que los de la Brigada Político Social franquista. Y los mismos que la tortura en la actualidad, en este Estado monárquico. Consiste en lo siguiente: Nos obligas a hacerlo. Cuéntanos lo que nos tienes que contar y ya está, pero no nos obligues… Nos vas a obligar a hacer esto. Nos vas a obligar a hacer esto. En los protocolos de la Inquisición era lo mismo. Se decía: y si insiste el interrogado en no contar la verdad, y se produce derramamiento de sangre, la responsabilidad de este derramamiento o muerte será del interrogado.
Ha dicho “en la actualidad”.
Lo terrible es que, en los últimos 20 años, en este mundo en el que vivimos, la tortura no solo no ha disminuido, sino que ha aumentado.
¿Por qué no hablamos de ello?
Porque hay una parte de la población amplísima que la acepta, e incluso que la pide. No contra ellos, sino contra quienes considera sus enemigos.
¿De verdad cree que la piden?
Lo creo de verdad porque lo he oído pronunciar en voz alta. Pero no en público, cuidado… Y porque se vota insistentemente a partidos que ejercen la tortura.
¿En qué ámbito lo ha oído?
Pues hasta en un bar de menú del día, vamos. Y también lo he oído en algún gabinete de prensa de algún partido que tiene diputados. Es más, Intxaurrondo no se ha reprobado socialmente. En el campo del periodismo, los periodistas de determinados medios, los que podríamos llamar periodistas policía, que hay muchos, están perfectamente al cabo de la calle de las torturas que se han hecho en este país, desde la Brigada Político Social hasta Intxaurrondo o en los años 80 o 90 o 2000. Lo saben perfectamente.
¿Y por qué lo callan?
Lo ocultan porque lo aprueban y lo callan porque lo aprueban. Quien calla la existencia de la tortura no lo hace porque cree que no existe, sino porque conscientemente la oculta. No hay nadie, nadie en España, ninguna persona con un oficio o profesión pública de información que no sepa que en España se ha torturado y que se siguen dando casos de tortura hoy en día. Y aquellos que lo niegan lo hacen por ocultamiento, un deseo consciente de ocultamiento y en muchísimos casos por sus propias relaciones de interés con los gabinetes de prensa de los cuerpos y fuerzas del Estado… del Estado, un nombre perfecto, no de la sociedad.
¿Por qué los grupos políticos no insisten en que salga a la luz?
Porque la sociedad está a favor de la tortura.
¿A favor o no quiere verla?
A favor, Cristina, a favor… Y no quiere verla porque está a favor. Es una relación hipócrita como otra cualquiera, como la señora que sabe que el marido viola a la hija y no quiere verlo.
Entiendo, se refiere a algo comparable a la violencia machistaDe alguna forma hasta ahora no se ha permitido que se vea.
Es cierto que no se ha permitido. En el caso de la tortura, quienes no lo han permitido son la primera línea que la aprueba y la ejerce. En sus ámbitos gubernamentales la ejerce. Luego está el sector de “el ciudadano que vota”, que piensa que los aparatos armados del Estado tienen que cumplir unas funciones y ahí está la educación del cine, las series, la literatura, donde dicho cumplimiento les exige determinadas actividades moralmente reprobables pero necesarias para nuestra seguridad. Ahora mismo mientras hablamos se están produciendo muertes bajo tortura en Siria, en Irán, en Paquistán, en Marruecos, en Afganistán, Israel… y en todos estos países se están produciendo desapariciones bajo tortura.
Permítame que vuelva a la comparación con la “institucionalización” de los millones de mujeres torturadas en hogares y burdeles. Se escapa al delito/castigo.
Se escapa del vaso. El vaso esencial donde radica la tortura es en los aparatos del Estado. Además, hoy son tan numerosos… y de ahí se expande a la sociedad. Hay una hipocresía de no aceptación de la violencia.
Y una herencia…
La tortura forma parte de la cultura de la represión en España. Hay que tener en cuenta que la dictadura fue económica. Los militares solo se pusieron en marcha cuando los March, los Urquijo, etc., soltaron el dinerito.
Y manteniendo eso intacto se mantiene una forma de violencia constante contra una gran parte de la población.
En el franquismo, desde fines de los 50 se produce una reconversión general de la economía y se desplaza de la España agrícola a las grandes ciudades entre 6 y 8 millones personas. Hay que ver cuántos de ellos, en lugar de irse al andamio o a Alemania, deciden meterse en la Guardia Civil o en la Brigada Político Social […]. Estoy hablando del perfil humano del torturador. Es un tipo repugnante. En el mejor de los casos, un psicópata. En el mejor de los casos… Se trata de un castigo en términos de poder social. Placa y pistola: la placa es impunidad y la pistola poder. Es un acceso al poder por la vía rápida.
¿Cabe la posibilidad de que la tortura no deje mella?
Sí que dejaron mella en Ion. Lo que ocurre es que fue capaz de sanar. Me recuerda a algo que decía Virginia Woolf, que el gran escritor se desprende de las mellas, de la visceralidad, de lo inmediato para profundizar en lo que quiere decir. Para hacer universal su discurso. Para hacer arte, en definitiva. Es interesante en Intxaurrondo lo que tarda Arretxe en estar en disposición de escribir algo tan estremecedor y al mismo tiempo tan humano y profundo. Es porque el tiempo le ha dado sabiduría, distancia, y es importante, muy importante, la inteligencia.
A usted le torturaron hace 42 años.
Sí, pasé por los despachos de la Brigada Político Social, y no, no lo pasé muy bien. Pero uno no puede vivir toda la vida en la tortura. De la misma forma que si una ha salido de un campo de concentración no puede instalarse toda la vida ahí.
Entonces la grandeza de Ion es que es capaz de sublimarlo y hacer arte con ello.
No es una escritura terapéutica si no artística. Cuando sale y se lo cuenta a esas dos desconocidas ya inicia, de forma espontánea, una cura por su cuenta. En el caso de Ion como en el de muchos más, hay una opción por la vida.
E imagino que un ejercicio individual, íntimo.
Sí. Es un ejercicio individual, tiene un componente social, pero es un ejercicio fundamentalmente individual. Por ejemplo, yo hice mía la idea de Ion del retrovisor, de ver cómo esas personas se van haciendo cada vez más pequeñas, quedan atrás y uno avanza.
*La foto de Ion Arretxe incluida en este artículo fue realizada en diciembre de 2015 por Álvaro Minguito

Thursday, March 22, 2018

A Mesa reclama a creación da terceira canle da TVG e que a Xunta actúe para garantir a opción de dobraxe en galego en todas as canles da TDT

A Mesa reclama a creación da terceira canle da TVG e que a Xunta actúe para garantir a opción de dobraxe en galego en todas as canles da TDT | Ollaparo. O universal é o local sen muros





A Mesa reclama a creación da terceira canle da TVG e que a Xunta actúe para garantir a opción de dobraxe en galego en todas as canles da TDT

por 

A Mesa pola Normalización Lingüística  vén de presentar o relatorio  A situación da lingua galega na programación televisiva infantil   elaborado polo Observatorio de Dereitos Lingüísticos onde se evidencia o alarmante  retroceso da presenza da lingua galega na programación televisiva infantil malia as posibilidades técnicas da TDT: só cun  4,6% na programación diaria e cun 2,7% na fin de semana a CRTVG garante a súa presenza na grella televisiva malia o establecido na lexislación estatal e autonómica sobre o audiovisual e a pesar das enormes posibilidades técnicas actuais que poderían aumentar as emisións en galego significativamente.
A exclusión do galego no audiovisual afecta tamén á continuidade de productos que xa contan con dobraxe ao galego. O relatorio alerta da exclusión de galego mesmo en series e debuxos animados con contidos infantís que gozaron de éxito na TVG na súa comercialización en DVD ou App, desprezándose traballos de dobraxe xa elaborados e financiados con diñeiro público.
Só o 4’6% da programación infantil diaria é en galego

Elsa Quintas, directora do Observatorio de Dereitos Lingüísticos ,  afirmou que “é lamentábel que non se poidan visualizar en galego debuxos animados que tiveron grande impacto e éxito en Galiza, aos que non se lle dá continuidade en galego no mercado cos seus produtos derivados”.
Esta situación, xunto co tratamento do galego como lingua estranxeira na educación infantil demostrado noutros estudos do Observatorio dos Dereitos Lingüísticos da Mesa pola Normalización Lingüística, forman parte dun contexto máis amplo de exclusión, subordinación e marxinación do idioma de Galiza sobre o que os poderes públicos galegos teñen a obriga de actuar e inverter a situación e onde, porén, sen que até o momento se introducise ninguna acción de corrección, nin tan sequera das contempladas no PXNLG de 2004, participando dela por omisión e desidia.
Debido á súa influencia social, o sector audiovisual non pode ficar fóra do proceso de normalización lingüística que a Xunta de Galiza ten a obriga de promover.
“A solución comeza, en primeiro lugar, por aproveitar as posibilidades que ofrece a canle pública, impulsando o seu obxectivo normalizador e activar por parte da administración os recursos cos que conta para ampliar substancialmente a oferta en lingua galega”, afirmou Quintas,  “mais tamén porque a administración actúe en todos os ámbitos”.
O presidente da Mesa, Marcos Maceira, quíxolle lembrar á Xunta de Galiza que cumpra a súa obriga de promover o galego de forma activa tamén no sector audiovisual dirixido ao público infantil e xuvenil de forma que garanta materialmente os dereitos lingüísticos destas franxas de idade amparados pola normativa.
Maceira denunciou que “a presenza do galego na grella televisiva é moi inferior hoxe que hai  20 anos afondando na exclusión e subordinación do galego e engando á infancia o mínimo acceso a contidos no noso idioma”.
A Mesa propón sete medidas para unha maior presenza do galego no ámbito do lecer das crianzas:
  1. A TVG. A Galega debe aumentar a oferta en galego destinada á infancia e mocidade nas televisións públicas, incluída a creación dunha terceira canle exclusiva para programación infantil.
  2. A CRTVE debe garantir a opción de dobraxe ao galego na programación infantil e xuvenil da canle específica da emisora pública estatal.
  3. O goberno galego debe adoptar as medidas e accións precisas a través de acordos con outras administracións e empresas co fin de garantir a opción dobrada ao galego en todas as canles.
  4. Hai que activar as licenzas galegas de TDT existentes e crear outras novas como maneira de garantir a presenza da lingua galega e de contidos de produción galega con especial atención ao público infantil e xuvenil.
  5. Débese garantir unha oferta mínima de DVD e outro material audiovisual en galego ou con opcións de lexendas no noso idioma.
  6. As autoridades deben promover programas, xogos informáticos e todo tipo de aplicación adaptadas ao galego.
  7. O goberno galego debe adoptar as medidas necesarias que permitan a visualización en Galiza da RTP segundo o contemplado na Carta Europea de Linguas Rexionais ou Minoritarias.
Trátase  de cumprir a lexislación galega, para preservar e garantir materialmente os dereitos lingüísticos da infancia e da mocidade, ao cabo.

Wednesday, March 21, 2018

Greenpeace: la ganadería industrial en España es insostenible

Greenpeace: la ganadería industrial en España es insostenible | Periodistas en Español







El consumo de carne en España supera cinco veces la ingesta dietética de referencia

Greenpeace Informe Carne 2018Greenpeace analiza en un informe hecho público este 20 de marzo de 2018, en el Día Mundial Sin Carne, titulado La insostenible huella de la carne en España [1], que es el segundo país de Europa donde más se consume y que la ganadería acapara al año 48 000 millones de metros cúbicos de agua, lo mismo que todos los hogares españoles en más de 21 años.
Este estudio es el primero que analiza la situación del sector ganadero en España, teniendo en cuenta todos sus ámbitos, desde el nivel de consumo hasta el tipo de producción y sus consecuencias.
Las cifras son claras: el modelo predominante de ganadería industrial en España es totalmente insostenible y pese a que el consumo de carne se mantiene a la baja en la última década, sigue siendo muy elevado y se sitúa en el segundo puesto europeo en cuanto al consumo de carne por persona al año, seguidos de Luxemburgo. Además la producción sigue disparándose ya que se contamina tierra, agua y aire para producir carne y luego exportarla.
En cuanto a la huella ecológica y territorial, la ganadería fue responsable de la emisión en 2015 de más de 86 millones de toneladas de CO2-eq, casi el doble que establece el INE para el sector de agricultura, ganadería, silvicultura y pesca juntos. La producción de forrajes y granos para alimentación animal es responsable de un 56 % de estas emisiones seguida de las emisiones de metano producidas en la digestión entérica de rumiantes (27 %). Por tipo de animales, las mayores emisiones se dan en el porcino y corresponden casi en su totalidad a su alimentación y purines.
Por otra parte la ganadería consume 48 000 millones de metros cúbicos de agua, lo equivalente a lo que consumirían todos los hogares españoles durante más de 21 años. En 2015 se produjeron más de 60 millones de metros cúbicos de purines sólo por la ganadería porcina que terminan incluso contaminado el agua de abastecimiento de muchas poblaciones.
En términos de superficie, cultivar alimentos para la alimentación animal en su conjunto requirió 18 millones de hectáreas, el equivalente al 77 % de toda la Superficie Agrícola Utilizada (SAU) española, o al 36 % de la superficie total de España.
El cambio casi radical que sufrió nuestra dieta en los últimos años desvirtuando la auténtica dieta mediterránea está teniendo consecuencias no sólo para las personas sino también para el planeta. Se ha invertido la pirámide alimenticia y se ha pasado de comer “cosas con carne” a comer “carne con cosas” y con ello se han incrementado los riesgos para nuestra salud y para el medio ambiente.
“Tenemos el poder en nuestras manos, o mejor en nuestros platos. La alimentación es una poderosa herramienta que está al alcance de todas las personas y tenemos y debemos hacer uso de ella”, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace España. “Reducir el consumo de carne y lácteos e incrementar los alimentos de origen vegetal, ecológicos y locales es lo mejor que podemos hacer para nuestra salud y la del planeta” ha añadido.
Para mejorar la salud del planeta y la de las personas Greenpeace demanda a las autoridades españolas que, con urgencia:
  • Trabajen para alcanzar la reducción de la producción de carne y lácteos y conseguir un consumo medio de 300 g de carne y 630 g de lácteos semanales en 2050;
  • Prohíban los nuevos proyectos de ganadería industrial y la ampliación de los existentes;
  • Acaben con los subsidios y políticas que respaldan la ganadería industrial y apoye la producción ecológica;
  • Reduzcan el gasto público en productos de ganadería industrial e incremente el apoyo económico hacía opciones donde predominen los alimentos de origen vegetal ecológicos y locales. Los productos animales que se sigan consumiendo también deben ser ecológicos y locales. En particular y con urgencia se deben adoptar estos criterios para los comedores públicos.
Pese al elevado impacto medioambiental, económico, social, sanitario, al bienestar animal y la amenaza a la soberanía alimentaria, Greenpeace advierte como la producción de alimentos de origen animal no para de crecer así como los proyectos de ganadería industrial ya que se está apostando totalmente por un modelo orientado a la exportación, sin pensar en la nefasta herencia que deja en el territorio y el daño global al planeta y la salud.
“Frenar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad implica trabajar activamente en todos los sectores y la agricultura, y en particular la ganadería, pueden jugar un papel muy importante. Es inadmisible que ante el escenario actual se pueda contemplar seguir fomentando la producción industrial y las macrogranjas”, afirma Ferreirim. “Es fundamental producir preferentemente alimentos para consumo directo humano de origen vegetal, ecológicos y locales y no apoyar las fábricas de cambio climático y destrucción ambiental que son las granjas industriales”, ha concluido.

Cifras que dejan huella

  • España es el decimocuarto país en cuanto al consumo mundial por persona y año y el segundo a nivel europeo
  • La ganadería española es la responsable de la emisión de 86 millones de toneladas de CO2-eq
  • La ganadería consume al año 48 000 millones de metros cúbicos de agua, el equivalente al consumo de todos los hogares españoles durante más de 21 años
  • El el 94 % de las emisiones de amoniaco a la atmósfera son originadas por la ganadería industrial
  • En 2016 se sacrificaron casi 1700 animales para consumo humano al minuto
  • La ganadería necesita una superficie equivalente a más de ⅓ del territorio español para la producción del alimento para animales
  • Cada persona española consume 257 gramos diarios de carne, cinco veces más que la ingesta dietética de referencia
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...